Actualidad

Daniel Noboa analizó construir una cárcel en La Antártida

Lo indicó en una entrevista con el periodista estadounidense John Lee Anderson que se publicó este lunes 17 de junio de 2024 en el periódido The New Yorker

La alcaldesa de San Vicente (Manabí)Brigitte García, fue asesinada a tiros la madrugada del 24 de marzo pasado, en pleno estado de excepción, mientras se movilizaba en un vehículo junto a su director de Comunicación, Jairo Loor, a la altura de Playa Napo.

Ese mismo día llegó al país John Lee Anderson, un connotado periodista estadounidense, de 67 años, especializado en temas latinoamericanos y guerras. Lo hizo para seguir de cerca al presidente de la República, Daniel Noboa Azín, durante varias semanas y publicar una crónica titulada ‘La arriesgada guerra de Ecuador contra los narcos’, en el periódico New Yorker, este lunes 17 de junio de 2024.

Desde que pisó territorio nacional, el reportero norteamericano se topó con la más cruda realidad de violencia por la que atraviesa el Ecuador y hace una reseña de hechos noticiosos que acontecieron en el país durante su estadía. Los mezcla con las actividades cotidianas del Primer Mandatario y también menciona a su esposa, la famosa influencer Lavinia Valbonesi Acosta, de 26 años.

Cuenta que, previo a su asesinato, García tenía previsto reunirse con el Jefe de Estado. «Sugirió que los narcos la habían matado porque iba a compartir información comprometedora sobre ellos», cuenta el periodista en su publicación. El mandatario también quedó perplejo, junto a su equipo de colaboradores, tras el secuestro de cinco personas en un hotel en un pueblo costero cerca de Manta, cuyos cuerpos fueron hallados más tarde al costado de una carretera.

Las víctimas parecían ajenas al tráfico. Ante eso, Noboa y sus asesores estaban desconcertados, hasta que surgió la teoría de que se trataba de un caso de confusión de identidad, en el que una banda de narcotraficantes creía que los visitantes pertenecían a un grupo rival, señala Anderson en su crónica. De igual forma, menciona otros hechos relevantes como la gran cantidad de agentes de seguridad que protejen a Noboa y cómo se ejecutan los operativos de seguridad.

Su situación de seguridad es delicada. Anderson lo notó cuando lo saludó a Noboa y preguntó cómo estaba. “Sobrevivir”, dijo. Una semana antes, explicó el mandatario, una docena de sicarios fueron interceptados cruzando la frontera desde Colombia, aparentemente enviados por narcotraficantes para matarlo. Cuatro de los posibles asesinos habían muerto en un tiroteo con las fuerzas de seguridad ecuatorianas. El resto estaba detenido, pero presumiblemente había otros por ahí. Ahora que era presidente, dijo con una risa arrepentida, nunca volvería a estar fuera de peligro.

Por:  Ecuavisa