Actualidad

Daniel Noboa afirmó que Lafattoria S.A. tuvo vínculos con una empresa de la esposa de alias Fito

El abogado de Lafattoria S.A., quienes persisten en el reclamo de USD 30 millones adeudados por el gobierno, niega estas acusaciones. Comentó que no le han comprado ni una botella de agua a Queen Water S.A.

 

El presidente Daniel Noboa se refirió a Lafattoria S.A., proveedora por una década de los alimentos en las cárceles, y justificó por qué su gobierno presentó un pedido para que la Fiscalía General del Estado investigue esta compañía.

«Un proveedor de agua de esta empresa, era una empresa que se llama Queen Water S.A., que es de la esposa de alias Fito, la persona más buscada del país, y uno de los narcotraficantes más buscado el país», comentó el mandatario a una agencia internacional.

Según el portal de la Superintendencia de Compañías, Queen Water S.A., con sede en Manta en la provincia de manabí, tiene como gerente general a Mariela Peñarrieta Tuárez, esposa de Adolfo Macías, alias Fito, cabecilla de Los Choneros, cuya fuga de la cárcel Regional se conoció el pasado 8 de enero.

Sin embargo, el abogado Joffre Campaña, que es el defensor de Lafattoria S.A., negó las afirmaciones del primer mandatario.

«Lafattoria jamás le ha comprado, ni siquiera una botella de agua a esa empresa. El presidente tiene control sobre el Servicio de Rentas Internas. Le toma 10 minutos pedirle al director del SRI que determine si existe una factura, porque posee esta información, entre esta compañía y Lafattoria», dijo el jurista.

Esta empresa ha sido proveedor del Sistema Nacional de Atención a Privados de Libertad(SNAI) y del Ministerio de Educación. Sus representantes le reclaman al gobierno el pago de USD 30 millones, desde enero, por la comida entregada a los presos. Según campaña, al momento permanecen en 10 cárceles, y alimentan a 12 500 reos.

Hace dos semanas, el gobierno pidió a la Fiscalía investigar si LaFattoria participó en la corrupción carcelaria y si, en ese contexto, cometió delitos.

Mientras tanto, en las cárceles que ya no tienen proveedor de alimentos, se gestiona la donación de alimentos que son cocinados por los mismos privados de libertad.

Por ejemplo, en la cárcel de Bellavista, en Santo Domingo, se tiene stock para un mes, hasta que se cumplan los procesos de contratación. En las otras 24 cárceles se desconoce qué está ocurriendo porque el SNAI sigue sin contestar.

Fuente:  Ecuavisa