Opinión

Cupido del siglo XXI

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

El ex Canciller y profesor de la Facultad de Ciencia Sociales de la Universidad Latinoamericana, Fander Falconí, debe pensar igual o parecido que el profesor Geoff Riley, quien a su vez refiriendo a un libro de Branko Milanovic, profesor de la Universidad de Nueva York, sostiene que una de las principales fuente de la inequidad en el mundo es que los ricos educados se casen entre ellos.

Además de tener una relación con matrimonio o sin matrimonio no comparten la riqueza, es conocido en toda la humanidad que este ilógico pensamiento no sea una regla, ya que existen millones de pobres casados con ricas y ricos casados con pobres.

No sabría cómo analizar tan absurdo comentario, como ex funcionario público y hombre de gobierno no se le estará ocurriendo que para que haya mayor equidad en nuestro país, el Estado haga de cupido y organice a las parejas de tal forma que los matrimonios se concreten entre ricas y pobres o viceversa.

El profesor Milanovic cita como otras causas de inequidad las siguientes:

-Los ingresos de capital en todos los países ricos se concentran extremadamente entre la gente rica.

-La creciente asociación de altos ingresos tanto de capital como de trabajo se concentra en manos de la misma gente.

-La creciente importancia del dinero en la política permite que los ricos escriban las reglas que les favorezcan (incluyendo las leyes de impuestos) manteniendo la inequidad.

El autor parece que vive en otro planeta, ya que desde el inicio de  la humanidad siempre han existido diferencias entre ricos y pobres, porque así nos creó Dios y la naturaleza de nuestra existencia  siempre ha sido la misma.

El socialismo ha fracasado con sus teorías anacrónicas e improcedentes, piensa que con adefesios como este, van a cambiar al mundo y al final del tiempo lo que harán es destruir más a nuestros pueblos envenenándole la cabeza con teorías absurdas.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.