Opinión

CUMPLA, AUNQUE SEA TARDE.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

El presidente de la República se ha demorado casi catorce meses en cumplir una de sus promesas de campaña, ojalá acelere el ritmo antes que de otro traspié.

No fue difícil eliminar los exámenes de ingreso a las Universidades y dar libertad para que cada institución determine a su conveniencia el proceso de admisión a los alumnos interesados en estudiar una profesión que sea de su agrado y no de la tendencia política del gobernante de turno.

Ser lento y sin ningún rumbo definido convierte a cualquier ser humano en un LENTEJO y nuestro país no se debe permitir ese lujo por ningún motivo, razón y/o circunstancia, muchas reformas, como la recién tomada se deberían intentar ejecutar en todas las demás ofertas de campaña.

El único aporte en beneficio para el combate a la corrupción, lo acaba de aprobar la Asamblea Nacional al aprobar el convenio para intercambiar información tributaria con los Estados Unidos de Norteamérica, ojalá puedan hacer lo mismo con otros paraísos fiscales, pero incluyendo a todos los países, aunque sean del mundo progresista, del Foro de Sao Paulo, del grupo de Puebla o del Medio Oriente.

La evasión fiscal no es nueva, posiblemente sea tan antigua como la República y muchos políticos que poco han trabajado poseen fortunas incalculables en otros países.