Opinión

CUIDADO SEÑORA ALCALDESA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

En una entrevista que le hizo la periodista Luisa Delgadillo en R.T.S., Canal 4 de Guayaquil, el día 31 de mayo del presente año, usted ofreció varias obras en beneficio de la ciudad puerto más grande del país.

Le escuché comentar sobre una obra que pretende efectuar en la Autoridad Portuaria de Guayaquil, al respecto, por la experiencia de haber sido primero Director y luego Gerente General de dicha institución me permito recomendarle que mejor es que se asesore bien para no ofrecer obras imposibles de ejecutar para engañar a los que no conocen sobre aquel tema.

Por si acaso no conozca la profundidad del agua en los muelles de la institución, en baja marea es de 9.5 metros y en alta marea un máximo de 12.5 metros, es decir, que esa es la máxima tolerancia de los muelles, si se le ocurre dragar el canal y la zona de muelles a 15 metros se caerían todos los muelles por falta de sustento.

La otra opción de dragar solo el canal de acceso a 15 metros sería innecesaria porque buques de ese calado no tienen posibilidad de atracar en los muelles de la ciudad.

Haber entregado el puerto de Posorja, mediante una manoseada y dudosa concesión, fue un gran error que con el tiempo intentará monopolizar el servicio, justamente por tener mayor calado y dejar sin uso el puerto de Guayaquil.

Autoridad Portuaria de Guayaquil estaba en capacidad económica de construir un terminal de su propiedad en Posorja y enviar por vía acuática y/o ferroviaria los contenedores a Guayaquil, se calculaba que esa operación hubiera dado más vida al canal y trabajo a unas 20.000 personas.