Opinión

Cuidado se me pierde en sus investigaciones, Sra. Fiscal General de la Nación.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Sólo los idiotas podrían pensar que Pablo «Mientes» hacia lo que hacía, fortuna, invadía tierras, nombraba y designaba jueces, funcionarios judiciales, tenía el control de la Corte de Guayaquil, tres vocales del Consejo de la Judicatura, etcétera, porqué era audaz, sabido y como algún idiota que fungió de Presidente y renunció por lerdo y traidor, dijera por ser un gran EMPRENDEDOR Y EXITOSO EMPRESARIO…. No absolutamente NO, él era el mastín de Jaime José, y en esto la Fiscal General de la Nación, tiene que llegar al fondo de este asunto y sacar del agujero en que se esconde, a esta comadreja y sus esbirros, exponer todos los ilícitos de estas mafias, sus crímenes, atracos, atrocidades, etcétera…

Que «Mientes» cargue con toda la cruz de su codicia, insensatez, es dejar en total impunidad a los verdaderos autores intelectuales de toda esta podredumbre.

Basta de mirar a otro lado, y dejar de engañar a toda la nación, que se nombre a gente de la farándula, como las muñecas de las mafias, es montar un show para imbéciles, y la Fiscalía no dirige la investigación directamente hacia el Padrino, al gran Capo de todos los capos…

No se preste señora Fiscal, para encubrir a los dos más grandes mafiosos, que ha tenido la política sucia de este país: los Correístas con Rafael Correa Delgado a la cabeza, y Jaime José por el partido socialcristiano.

Lo más peligroso presentado y expuesto en estos días, son los vínculos que se han entrelazado entre corruptos políticos con los criminales narcotraficantes…

¿Por qué se dan esos vínculos? Porqué con el manejo de jueces fiscales, policías y hasta militares, la codicia, avaricia y angurrientería, los desbocó para ofrecer servicios de jueces, dejando en la impunidad a los grandes capos del narcoterrorismo…

Por aquello, me sorprende que nadie del gobierno, al menos comente sobre esta parte de la trama de corrupción que vivimos, porque una cosa es la independencia de funciones del Estado, otra muy diferente, es tener a los abogados de la Presidencia, como amicus curiae, como observadores, preocupados de que se llegue al fondo de las investigaciones y se sancione con todo el rigor, a estos criminales…

Tienen que vomitar y exigir cuánto han pagado a los periodistas, hoy convertidos en vedettes de la comunicación, no pueden estos esbirros y farsantes, seguir manipulando a muchos inocentes e incautos ciudadanos, con sus engaños, maledicencia, manipulación… causando tantos daños.

Que no reine el silencio, hasta que por fin caigan los peces gordos. Pablito no es más que un bagre, aunque sea grande y gordito y haya tenido una gran pecera, llena de lujos, excentricidades… cuando las grandes ballenas del crimen organizado se pasean por todos los mares de las profundidades de la impunidad…

 

 

Semper Fi.