Opinión

Cuesta abajo

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

La última encuesta de la empresa Cedatos publicada en diario Expreso, sin lugar a dudas, demuestran una caída del Gobierno frente a la opinión ciudadana respecto a varios temas:

-Aprobación – Enero 60% – Diciembre 41% – caída -19%

-Desaprobación – Enero 34% – Diciembre 51% – caída -17%

-Credibilidad – Enero 53% – Diciembre 35% – caída -18%

-No le creen – Enero 40% – Diciembre 58% – caída -18%

-Va por buen camino – Enero 56% – Diciembre 31% – caída -25%

-Va por mal camino – Enero 37% – Diciembre 66% – caída -29%

El poder Ejecutivo siempre se ha manejado por encuestas y antes de estas, le permitían al señor Presidente de la República gritar a voz en cuello: ‘Somos más, muchísimos más’, si reflexiona y medita profundamente se dará cuenta que ahora son menos, muchísimos menos.

Es posible que se presenten cuestionamientos a la empresa encuestadora, por el sentir popular y el descontento nacional le están pasando factura a una forma de gobernar autoritaria y prepotente, que a pesar de la crisis se resiste a cambiar de rumbo y mantener el Estado obeso.

Miremos con optimismo este nuevo año y pidamos que la radicalización de la revolución ciudadana detenga su marcha arrolladora que tanto mal y desunión ha causado al país.

Ojalas que los números y el descontento popular nacional hagan reflexionar al Gobierno para que corrija su rumbo ya que esta no es una guerra económica.

Últimamente el señor Presidente ha cantado algunas veces estrofas del tango Cambalache, en esta oportunidad muy comedidamente le recordamos que se acuerden del tango de Enrique Santos Discépolo denominado Yira, que en una de sus estrofas dice: Verás que todo es mentira/ Verás que nada es amor/ Que al mundo nada le importa/ Yira… yira…

Así también no se olvide de revisar la letra de una estrofa del tango Cuesta abajo de Carlos Gardel: Ahora cuesta abajo en mi rodada/ Las ilusiones pasadas/ Ya no las puedo arrancar/ Sueño, con el pasado que añoro,/El tiempo viejo que hoy lloro/ Y que nunca volverá/ Por seguir tras de sus huellas/ Yo bebí incansablemente/ En la copa de dolor…

Feliz Año…

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor