Tecnociencia

Cuenca se ilumina con el encendido de faroles

Cuenca, Azuay. Este sábado 7 de diciembre, Cuenca se ilumina con el gran “Festival de Luces”, en la plazoleta de Santo Domingo, actividad realizada en honor a la Virgen Morenica del Rosario. La tradición cuencana es disfrutada por visitantes y ciudadanos locales, quienes capturan los mejores momentos en la Atenas del Ecuador.

La actividad se realiza todos los años, la primera semana de diciembre, en homenaje al aniversario de coronación de la Virgen Morenica. Para este año se ha previsto colocar un total de 10.000 faroles, que adornarán las calles Gran Colombia y Padre Aguirre, pleno centro histórico de la ciudad

El evento iniciará a las 18h00 con la colocación de los faroles en la plazoleta de Santo Domingo y sus inmediaciones. Los ciudadanos en general formarán parte del encendido de las velas para en seguida dar lugar a una misa solemne. El evento contará con la presentación artística del Coro de la Unidad Educativa Dominicana «San Luis Beltrán» y el Coro de la Arquidiócesis de Cuenca.

Vsita Cuenca este fin de semana y vive la Fiestas de las Luces con toda tu familia. Cafeterías y restaurantes del centro histórico tendrán menús especiales. Seguro será la mejor experiencia de tuvida.

Historia Moreníca del Rosario

Fui llevada a Cuenca desde España. La imagen de Nuestra Señora del Rosario ha inspirado a un sin número de devotos, quienes la veneran con múltiples acciones. Los cuencanos la llaman cariñosamente “Morenica del Rosario”.

Entre sus fieles figuraban famosos poetas de los “Sábados de Mayo”, quienes liderados por Honorato Vázquez y Miguel Moreno, la convirtieron en objeto de culto y poesía. En 1928, tras celebrarse en Cuenca el I Congreso Mariano del Ecuador, el sacerdote Alberto Piedra sugirió nombrarla oficialmente a la Moreníca del Rosario como Reina de Cuenca y del Azuay, en honor a la antigüedad de su veneración.

Así se solicita a la Santa Sede el decreto favorable para coronar en forma canónica a Nuestra Señora del Rosario, hecho que se concretó el 8 de diciembre de 1933, a través del obispo Daniel Hermida. Más de setenta mil personas procedentes de todos los confines de la región, asistieron a este acontecimiento trascendental para la fe del pueblo católico del Azuay.

Fuente: www.turismo.gob.ec