Opinión

Cuba y sus protestas…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Las declaraciones del sucesor de los hermanos Castro, impuesto por el Régimen comunista de la isla, Miguel Diaz Canel, llamando a todos sus revolucionarios, con todos sus medios hacer frente a quienes protesten, e intenten subvertir con ideas de libertad,  la paz y al gobierno que por más de 60 años, ha sometido a los ciudadanos de ese hermano pueblo, ha causado toda una reacción internacional y el repudio de las organizaciones de derechos humanos, por el uso desproporcionado de la Fuerza,  por miembros de las Fuerzas de Seguridad en contra de su ciudadanos…

Que el culpable es el bloqueo de Estados Unidos dice Diaz, de la terrible y decadente situación de miseria y pobreza económica, que ha visto recrudecida su situación por la pandemia, al ver mermado sus ingresos por la ausencia de turismo, fuente importante a su escuálida economía, que subsiste de la caña de azúcar, el tabaco y el ron, y desde los años 60, de la ayuda financiera y subsidios de la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Rusia, Venezuela,  y que en la actualidad acusa severas restricciones por carecer de combustibles y alimentos….

Apagar y bloquear las señales de Internet y de telefonía celular, aplicar censuras entre otras medidas para evitar se comuniquen los isleños en las diferentes ciudades de la isla, ha sido la disposición del régimen, mientras cientos de ciudadanos son reprimidos y encarcelados, por insistir en reclamar libertad y alimentos.

La organización de las Naciones Unidas, así como la Organización de Estados Americanos, y otras ONG, deben estar vigilantes y dispuestos a intervenir, en la medida que exista violencia, guerra fratricida, genocidio, matanzas.

La libre determinación de los pueblos, no debe ser la muletilla, para no ver, oír y no hablar, si existen evidencias de asesinatos, crímenes de estado, represión, en contra del pueblo, que tiene el derecho de exigir que los verdaderos culpables del Estado Fallido se vayan, por mantener a los isleños en total carencia de alimentos, insumos médicos, oportunidades de trabajo, aunque el gobierno se jacte de tener los menores índices de analfabetismo en la región.

Los cambios en esta era de pandemia y de crisis mundial, ponen en evidencia, a todos los gobiernos del mundo, quienes actúan con responsabilidad, honestidad, ética y eficiencia, de los que con la represión, engaño, fuerza y sometimiento, tienen en las peores condiciones a sus pueblos.

Hago mis los reclamos de nuestros hermanos cubanos, en sus declaraciones y lucha de que se den verdaderos procesos democráticos en sus instituciones y gobernantes, que reine el diálogo y la convivencia pacífica en total libertad y paz, que reciban apoyo en alimentos y medicinas de las grandes potencias, para evitar catástrofes sociales en los más vulnerables y carenciados, y que pronto encuentren sus anhelados sueños, aspiraciones y proyectos hechos realidad.

Semper Fi.