Internacional

Cuba es invitada a la Cumbre de las Américas

La invitación será extendida por Panamá y representa en la actualidad un desafío para Estados Unidos

LA HABANA. Panamá invitará a Cuba a participar en la Cumbre de las Américas que organizará el próximo año, dijo la canciller  Isabel de Saint Malo, en un nuevo desafío latinoamericano a la postura de Estados Unidos de excluir a la isla del foro.

La invitación formal para la reunión continental de abril, que reunirá a los jefes de Estado y de Gobierno de los 34 países que integran la Organización de Estados Americanos (OEA), incluyendo Estados Unidos y Canadá, será entregada en noviembre.

“Cuba también estará invitada”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores, Isabel de Saint Malo, durante una visita oficial a La Habana en la que tiene previsto reunirse con el presidente cubano, Raúl Castro.

“A fin de año lanzaremos las invitaciones”, agregó.

Washington, que aplica desde hace más de medio siglo un embargo económico a Cuba, se resiste a que Castro participe de la reunión continental hasta que su gobierno haga progresos en el área de derechos humanos.

Aún no quedaba claro si una invitación formal a Cuba podría provocar la cancelación de la participación de Estados Unidos en el foro en Panamá.

En la más reciente reunión de la OEA celebrada en Asunción, varias delegaciones latinoamericanas pidieron que Cuba participe en la reunión en Panamá.

Y en la Cumbre de las Américas previa en Cartagena hace dos años, la región -desde presidentes conservadores hasta izquierdistas- formó un inédito bloque que reclamó al unísono la participación de la isla en el foro, incluso condicionando su presencia si Cuba no estaba presente.

La OEA reintegró a Cuba a su organización en el 2009 luego de haberla expulsado en 1962 por presiones de Estados Unidos tras la llegada al poder del Gobierno comunista liderado por el entonces presidente Fidel Castro.

Cuba sostiene que la OEA tiene una carga histórica negativa como instrumento de dominación de los Estados Unidos que no puede resolverse mediando ninguna reforma, y no ha hecho intentos por volver a sumarse por completo a la entidad. (Reuters/La Nación)