Opinión

Cuatro razones por las que tu celular se vuelve más lento

Existen cuatro causas principales que hacen que el rendimiento de tu dispositivo móvise torne cada vez más lento

¿Recuerdas cuando abriste por primera vez la caja que contenía tu nuevo celular? Presionaste el botón de encendido y curioseaste por todas las nuevas funciones, fue una sensación increíble. Y ni que hablar de la velocidad, todo corría con rapidez. Sin embargo, el idílico romance con tu móvil se ha transformado en una relación de amargura y, a veces, hasta de sufrimiento.

Ya nada es igual. Las videollamadas de WhatsApp se cortan, los juegos se ponen lentos, los mensajes de Messenger demoran una eternidad en enviarse y una docena de complicaciones más. Y por más que borramos la memoria del cache, las cosas no parecen mejorar mucho.

Pero nada es eterno en este mundo y debes aceptar de que tu dispositivo está envejeciendo. No obstante, hay cuatro razones fundamentales que son las principales causas de que tu celular se ralentice.

Se ha llenado de “cosas”
Cualquier móvil de estreno funciona de maravilla y con gran rapidez, porque todos sus componentes son nuevos y viene casi vacío de fábrica. Hay pocas aplicaciones instaladas, mucho espacio libre y apenas archivos en su interior.

Pero con el paso del tiempo, esto va cambiando. Cada vez instalas más aplicaciones, descargas archivos y abres montones de sesiones de redes sociales vas llenando la memoria del dispositivo.

La memoria interna necesita de suficiente espacio libre para funcionar a pleno rendimiento. Un teléfono sin espacio libre se vuelve lento, ya que el sistema emplea valiosos recursos intentando encontrar espacios disponibles.

Con alrededor de 3.3 millones de aplicaciones que compiten en el mercado, cada una de estas siempre intenta ofrecer más, lo que conlleva que se vuelvan mucho más pesadas.

Por ejemplo, Facebook en 2015 usaba 35 MB, 60 MB en 2016 y hoy en día bordea los 66 MB.Y es que si hace unos años, era suficiente para Facebook mostrar la cronología de publicaciones, fotos, perfiles y poco más, hoy necesita vídeo en directo, efectos en tiempo real en la cámara, stickers, fotos en 360 y muchas cosas más.

Ya no recibes actualizaciones
De un año y medio a dos, se considera el tiempo de vida funcional de un celular, pasado ese lapso ya hablamos de equipos desfasados. El mismo criterio tienen los fabricantes, que dejan de interesarse por los modelos antiguos y ya no crear actualizaciones ni mejoras.

La constante operación de lectura y escritura en la memoria del teléfono acarrea cierto desgaste en los componentes internos, aunque lo cierto es que es mínimo. El único componente cuyo desgaste se hace evidente es la batería.

La carga de tu batería ya no dura tantos como en los primeros meses, por lo que tendrás que cargarlo más veces. Y a más cargas, mayor calentamiento del aparato, lo que evidentemente afectará el rendimiento de tu equipo.

El Comercio Perú