Economía

Cuatro desafíos existen para la venta de las gasolinas de 89 y 95 octanos

La falta de infraestructura estatal para hacer las mezclas de las nuevas gasolinas de 89 y 95 octanos es una barrera que enfrenta la petrolera estatal Petroecuador.

Ecuador cuenta desde hace dos años con normas para la comercialización de hasta cinco tipos de gasolina, pero en su territorio solo se venden tres de ellas.

La norma 935 del Servicio Nacional de Normalización INEN reguló en septiembre de 2020 la venta de cinco tipos de gasolinas en el país: de 85, 89, 92, 95 octanos y de gasolina con un componente de etanol de hasta 10%.

Las estaciones de servicio venden las gasolinas Extra, de 85 octanos; Ecopaís, de 85 octanos, con un componente de 6% de etanol; y Súper, de 92 octanos.

Petroecuador anunció que venderá una gasolina de 89 octanos desde julio próximo y de 95 octanos desde septiembre de 2022.

Por lo pronto, la petrolera estatal ha señalado que el expendio de las nuevas gasolinas empezará con un plan piloto en las provincias del sur del país.

Para conseguir las nuevas mezclas, Petroecuador ha anticipado que utilizará hasta un 10% de etanol. La noticia fue recibida con expectativa por parte de las estaciones de servicio, pero no todos los pasos para cumplir con ese objetivo están claros.

Infraestructura en Petroecuador

La producción de gasolina de mayor octanaje a partir de mezclas con etanol requiere de infraestructura especial que, por ahora, se concentra en el sur del país. Andrés Zumárraga, asesor en combustibles de la Asociación de Empresas Automotrices de Ecuador (Aeade), explica que se necesitan tanques con sistemas de control y de seguridad, que implican inversiones importantes.

Por ahora, Petroecuador cuenta con esta infraestructura en la zona sur del país, en terminales como Pascuales, donde hace las mezclas de la gasolina Ecopaís, que tienen un 6% de etanol y un 94% de gasolina Extra.

En provincias del norte, como Esmeraldas, Pichincha o Sucumbíos, no existe este tipo de facilidades.

Para obtener las actuales mezclas de combustibles, la gasolina de 80 octanos que produce la Refinería Esmeraldas se mezcla con gasolina importada de 93 octanos, explica Oswaldo Erazo, secretario Ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe).

Surtidores en las estaciones

Las estaciones de servicio solo tienen dos surtidores para gasolinas, uno para Extra y otro para Súper, lo que supone una dificultad en los planes de Petroecuador de diversificar la oferta de combustibles.

Las comercializadoras tendrían que prescindir de alguno de los actuales combustibles para vender uno de los nuevos productos de Petroecuador.

Un 96% de consumidores adquiere Extra en las estaciones de servicio. Además, los precios de las gasolinas de alto octanaje están liberados y no tienen subsidio.

En ese contexto, lo más probable es que muchas distribuidoras opten por vender la gasolina de 89 octanos en lugar de la gasolina Súper, lo cual sería un retroceso en materia de calidad de combustibles, han señalado los representantes de las estaciones de servicio.

Falta etanol local

Ecuador usa etanol para producir gasolinas desde 2012, cuando el gobierno de Rafael Correa lanzó el Plan Nacional de Eficiencia Energética. Se trata de la gasolina Ecopaís, que tiene un 6% de etanol o alcohol producido a base de caña de azúcar.

Pero una gasolina de 89 octanos necesitará un componente de etanol equivalente al 8%, según Petroecuador.

Lo que, a su vez, implicará aumentar la producción actual de etanol y multiplicar el subsidio.

Con un subsidio de USD 1,17 por galón, la gasolina Ecopaís es la que mayor subvención del Estado tiene.

Ampliar la producción de etanol en Ecuador requerirá inversiones por USD 227 millones, tanto en destilerías como en cultivos, ha explicado la Asociación de Biocombustibles del Ecuador (Apale).

Frente a ello, una de las opciones que analiza Petroecuador es importar el etanol.

Miguel Robalino, exgerente de Petroecuador, cree que una mayor compra de este insumo elevará el subsidio de la gasolina Extra o cualquier otra que se mezcle con etanol. “Hace falta una política pública que promueva la autosuficiencia en el abastecimiento de combustibles”, opina Robalino.

Los subsidios

Los actuales subsidios para las gasolinas Extra y Ecopaís son un desincentivo para que la población migre a gasolinas de mejor octanaje, como la Súper, que no es subsidiada. El consumidor prefiere precio antes que calidad, dice Oswaldo Erazo, de la Camddepe.

Lo que se observa desde 2018 cuando el gobierno liberó los precios de la gasolina Súper.

La participación de la gasolina Súper en el total de combustibles para el sector automotor cayó de un 20% al 4% entre marzo de 2018 y marzo de 2022.

Una gasolina con precio congelado en USD 2,55, como es el caso de la Extra y Ecopaís, también desmotiva al sector privado para importar gasolinas de mejor calidad, como han advertido empresas como Terpel.

Para hacer uso de este contenido cite la fuente y haga un enlace a la nota original en Primicias.ec: https://www.primicias.ec/noticias/economia/cuatro-desafios-nuevas-gasolinas-ecuador/