Opinión

CUANDO LOS PERROS LADRAN

Lcdo. Juan Miguel Arguello Torres/ Guayaquil
ASESOR POLÍTICO DEL MOVIMIENTO INDEPENDIENTE UNIVERSITARIO

 

Quijote le decía Sancho “Estamos caminando si escuchas perros ladrar”, hoy vemos como los perros de un gobierno al borde del abismo lanzan estiércol con ventilador hacia la alcaldía de Guayaquil atentando contra la inteligencia de los Guayaquileños que observamos con desprecio al innombrable Lasso y sus séquitos.

No solo que la nefasta administración de Lasso en materia de seguridad ha hecho que Guayaquil se compare internacionalmente con Sinaloa, sino que sigue manteniendo y fortaleciendo el sistema que heredó de 14 años y hoy el gobierno continúa multiplicando el negocio de microtráfico y expandiendo el narcotráfico que lo arraiga con la carencia exponencial de empleo, el incremento de la canasta básica y los impuestos descomunales.

Nuestra alcaldesa frente al desgobierno que vivimos no solo que enfrentó la pandemia más grande del siglo, salvando muchas vidas mientras el gobierno nos dejaba muertes, sino que ha tenido que ser el sostén de las familias de los sectores más vulnerables de Guayaquil para cuidarnos en salud, alimentación y emprendimiento.

Los Guayaquileños le pedimos al Gobierno categóricamente la renuncia de este jovencito aniñado y principiante de Gobernador de Guayas.

Comprobado esta que quien con lobos se junta a aullar aprende, como el presidente es un inexperto en la administración pública se llena y rodea de inexpertos que no hacen más que hundirnos en un momento histórico nefasto para Guayaquil que se sumerge en sangre, hambre, droga y delincuencia.

En las elecciones venideras ya Guayaquil y la Provincia del Guayas tiene a sus lideresas Cynthia y Susana, mujeres implacables e inquebrantables y que este intento de Gobernador y otros populistas que aparecen en elecciones no les llega ni a las uñas.