Ciencia

Cuando la fiebre se vuelve peligrosa

Si la temperatura corporal alta provoca una sensación de ahogo, alteraciones de las constantes vitales o del nivel de consciencia, hay que acudir al médico con urgencia.

ESPAÑA. Hay que aprender a tomarla de manera correcta y saber cuándo compromete la salud y es necesario acudir al médico. Si supera 40ºC, se considera muy alta y peligrosa. Más todavía si a la vez hay deterioro del estado general, sensación de ahogo y alteraciones de las constantes vitales o del nivel de consciencia.

Los fármacos antitérmicos y otras medidas, como aplicar esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol, la mantienen estable. No obstante, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que estudiar otros factores: la fiebre diaria, durante más de dos semanas, también debe consultarse al médico de cabecera.

Tener fiebre es una señal inequívoca de que algo no funciona bien en el organismo. La elevación de la temperatura corporal se origina como una respuesta a una agresión que, en general, es una infección provocada por un virus o una bacteria.

También puede tener otras causas, como las enfermedades autoinmunes, las metabólicas, el cáncer e, incluso, algunos medicamentos. Una región del cerebro, el hipotálamo, se encarga de regular la temperatura corporal. Cuando detecta una agresión, a través de estímulos muy diversos, responde con su aumento. La temperatura corporal, en individuos sanos, es normal si se sitúa en torno a 36,8ºC, cuando se toma en la axila.

 Sin embargo, no siempre se mantiene así, sino que en una misma persona cambia a lo largo del día, sigue un ritmo circadiano. Según éste, el organismo alcanza su valor mínimo de temperatura alrededor de las seis de la mañana y su valor máximo por la tarde, entre las cuatro y las seis.

En situaciones como el embarazo o la menstruación puede ser elevada sin que, por ello, se esté enfermo, asegura Antoni Sisó Almirall, director de Investigación de Atención Primaria del Centro de Salud Les Corts, en Barcelona, y profesor asociado de Medicina en la Universidad de Barcelona.

¿En qué momento se vuelve peligrosa? Por lo general, cuando supera 40ºC se considera muy alta y peligrosa. Pero para valorar la posible peligrosidad de la fiebre, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que fijarse en otros factores. Cuando ésta es diaria, durante un tiempo prolongado que supera las dos semanas. (Internet/ La Nación)