Internacional

Croacia dice que no puede aceptar más inmigrantes, tiene “corazón pero también cabeza”

Pero eso ha confundido a la Unión Europea, que no ha presentado una política común para lidiar con la mayor migración a Europa Occidental desde la Segunda Guerra Mundial.

CROACIA. Luego de quedar repentinamente en la ruta de la mayor migración en Europa en décadas, Croacia dijo que no podría ofrecerles más refugio y deberían seguir viaje, desafiando a la Unión Europea a hallar una política para recibirlos.

Los inmigrantes, en su mayoría de países pobres o asolados por la guerra en Oriente Medio, África y Asia, han estado llegando a Croacia desde el miércoles, después de que Hungría bloqueó lo que había sido la principal ruta con un cerco de metal y policía antidisturbios en su frontera con Serbia.

“Ya no podemos registrar y acomodar más a estas personas”, dijo el primer ministro croata, Zoran Milanovic, en una conferencia de prensa en la capital Zagreb.

“Recibirán comida, agua y ayuda médica y luego pueden continuar. La Unión Europea debe saber que Croacia no se convertirá en una zona de inmigrantes. Tenemos corazón, pero también tenemos cabeza”, agregó.

La llegada de 13.000 personas en el lapso de 48 horas, muchos a través de campos y esquivando a la policía, ha sido demasiado para uno de los países menos prósperos de la UE en una crisis que ha dividido al bloque de 28 naciones.

Un récord de 473.887 inmigrantes han cruzado el Mediterráneo hacia Europa en lo que va del año, dijo la Organización Internacional para las Migraciones, en su mayoría de países en guerra como Siria, que buscan una vida mejor y más segura.

Cientos de miles han estado caminando a través de la península de los Balcanes para llegar a los países europeos más ricos ubicados al norte y oeste del continente, especialmente Alemania, que se está preparando para aceptar a 800.000 personas que buscan asilo este año.

Pero eso ha confundido a la Unión Europea, que no ha presentado una política común para lidiar con la mayor migración a Europa Occidental desde la Segunda Guerra Mundial.

Hungría actuó por su cuenta al cerrar esta semana la principal ruta en su frontera con Serbia, dejando a miles de inmigrantes en los Balcanes buscando caminos alternativos.

Croacia, que ofrece una de las pocas rutas terrestres hacia Alemania que podrían rodear a Hungría, se vio superada.

Aunque Zagreb realizó comentarios de bienvenida en un primer momento, Milanovic dijo que había llamado a una sesión del Consejo de Seguridad Nacional de Croacia y que era momento de lidiar con el problema de manera diferente.

El presidente ha pedido al Ejército que esté preparado para ser convocado a detener el flujo de personas. (Reuters/ La Nación)