Internacional

Con crA�ticas al a «ilusiA?n del nacionalismo», Macron llamA? a construir el orden global del siglo XXI

«Estados Unidos inventA? el multilateralismo. Ustedes son ahora los que tienen que ayudar a preservarlo y reinventarlo», insistiA?.

AtacA? los pilares del trumpismo, advirtiA? sobre los riesgos del nacionalismo, y llamA? a un Congreso partido a la mitad a construir «el orden global del siglo XXI» arraigado en el andamiaje diseA�ado tras la Segunda Guerra Mundial y los valores histA?ricos que han unido a Francia y a Estados Unidos : la defensa de la libertad y la democracia.

El presidente francA�s, Emmanuel Macron , brindA? un histA?rico discurso ante legisladores de ambas cA?maras del Congreso de Estados Unidos que ofreciA? un claro contraste entre la agenda globalista que guA�a a su gobierno -y que propone Europa- frente al repliegue que imprimiA? Donald Trump con su llegada a la Casa Blanca, el cual, advirtiA?, sA?lo terminarA? por debilitar aA?n mA?s al paA�s y arraigar los temores de los ciudadanos.

Macron le dijo al Congreso que el aislacionismo, el nacionalismo y el repliegue son sA?lo «remedios temporales» a la frustraciA?n y los miedos de los ciudadanos con la polA�tica -uno de los factores que ayudA? a la elecciA?n de Trump-, y planteA?, como A?nica opciA?n posible, construir «un nuevo multilateralismo».

«Tanto en Estados Unidos como en Europa vivimos en tiempos de enojo y miedo», contextualizA? Macron, tras una breve enumeraciA?n de los riesgos que ve en el mundo, como las desigualdades creadas por la globalizaciA?n y los ataques a la democracia. «Estos sentimientos no construyen nada. Uno puede jugar con el miedo y el enojo por un tiempo, pero no construyen nada. El enojo sA?lo nos paraliza y nos debilita. Como dijo Franklin Delano Roosevelt, en su discurso inaugural, ‘lo A?nico que debemos temer es el miedo mismo'», citA? Macron, para el aplauso de los oyentes.

«Cerrar la puerta al mundo no detendrA? la evoluciA?n del mundo, no apagarA?, sino inflamarA?, los miedos de nuestros ciudadanos», afirmA? el mandatario galo.

Macron advirtiA? que el mundo estA? ante «un momento crA�tico» y que el repliegue amenaza con socavar el orden global que las potencias construyeron tras la Segunda Guerra Mundial para preservar la paz y la estabilidad, un desenlace, alertA?, que dejarA? el terreno abierto para que otros poderes «llenen el vacio».

«Personalmente, no comparto la fascinaciA?n por nuevos poderes fuertes, el abandono de la libertad y la ilusiA?n de nacionalismo», afirmA? Macron. «Por lo tanto, distinguidos miembros del Congreso, dejA�moslos de lado, escribamos nuestra propia historia y un futuro que queremos», cerrA?, desatando otro aplauso.

«Estados Unidos inventA? el multilateralismo. Ustedes son ahora los que tienen que ayudar a preservarlo y reinventarlo», insistiA?.

Cierre de visita
El discurso de Macron cerrA? una visita de estado de tres dA�as -la primera de la presidencia de Trump- en la cual la nota distintiva fue la quA�mica que mostrA? con su anfitriA?n, con quien se dio varios besos y abrazos y apretones de manos. El propio Macron se hizo eco del revuelo que causA? la efusividad pA?blica que se prodigaron con Trump al abrir su discurso, cuando recordA? que Benjamin Franklin y Voltaire tambiA�n se abrazaron en un encuentro en ParA�s. «Te cuerda recuerda algo», dijo el galo, desatando risas en el recinto de la CA?mara baja.

Bajo el paragA?as de su ofensiva contra el nacionalismo y el pedido a Estados Unidos de reconstruir el multilateralismo, Macron tocA? todos los temas en la agenda global: la lucha contra el terrorismo; la violencia y la inestabilidad en Medio Oriente; la guerra civil en Siria y el vA�nculo con IrA?n; los conflictos comerciales -en un guiA�o a Trump, dijo otra vez que se requerA�a un «comercio libre y justo»-; el escA?ndalo de Facebook y la protecciA?n de datos privados, y el cambio climA?tico.

«Tenemos que trabajar juntos para restaurar la grandeza de nuestro planeta», dijo, robA?ndose el eslogan de campaA�a de Trump, como ya lo habA�a hecho antes. Luego, se animA? a hacer un pronA?stico: «Estoy seguro de que un dA�a Estados Unidos retornarA? y se unirA? de nuevo al acuerdo de ParA�s».

Por: Rafael Mathus Ruiz