Actualidad

Críticas a Guillermo Lasso por gestos a ciudadana durante entrega de casa

El gesto que realizó el presidente Guillermo Lasso con una ciudadana durante la entrega de una casa generó múltiples críticas a su accionar en las redes sociales.

El hecho sucedió este jueves 29 de septiembre del 2022 en el cantón Déleg, provincia de Cañar. Ahí, el Primer Mandatario acudió a un evento para la entrega de 50 casas. También se realizó la entrega de manera telemática de otras 30 viviendas en Marcabelí, provincia de El Oro.

Durante el evento, el presidente Lasso se disponía a entregar la llave de una casa a una habitante de Déleg.

«… entregarle simbólicamente la llave a Mónica», se escucha en el clip y el presidente Lasso hace el ademán de darle la llave a una habitante del cantón, por lo que la mujer extiende su mano para recibirla. Pero el Primer Mandatario mueve su brazo hacia arriba y a los costados para evitar que la ciudadana recoja la llave.

Mientras los presentes aplauden, el presidente Lasso continúa con sus gestos: acerca las llaves a la mano de la mujer y luego las retira. Lo hace por al menos 10 segundos. Los asistentes se ríen al igual que la mujer involucrada.

El Presidente también se ríe y la invita a que atrape la llave de sus manos. «Cójala», dice y suelta una risa.

Estos gestos generaron los cuestionamientos de los internautas en redes sociales, quienes no consideraron gracioso el accionar del presidente Lasso. En Twitter incluso se posicionó el hashtag #PoloBaquerizo, en alusión al expresentador de un programa de televisión quien jugaba con los participantes al momento de entregarles unas llaves.

Por ejemplo, Gabriela Verdezoto (@gabrielav1980) criticó en su cuenta de Twitter: «Este es el problema. Los políticos creen que llegan al poder y nos hacen un ‘favor’ al estilo Polo Baquerizo y ‘agarra lo que puedas'».

La internauta María Belén (@juanmarpaz) cuestionó: «Cómo se puede burlar así de esa pobre señora, creo que estaba pensando en Polo Baquerizo y haga negocio conmigo».

Mensajes como esos se replicaron en las redes sociales.

 

 

El Comercio