Economía

Crisis energética en Argentina: Milei corta el gas a la industria por escasez en plena ola de frío

Argentina se sume en una crisis energética en medio de una ola de frío otoñal que ha desplomado las temperaturas por debajo de los 10 grados.

El Gobierno ha suspendido la entrega de gas natural a las grandes industrias de todo el país, incluidas aquellas que pagan un coste extra para garantizar que serán las últimas en sufrir costes, ante la escasez del producto. También ha prohibido a las gasolineras vender gas a los vehículos que operan con gas natural comprimido (GNC), común en el país sudamericano para taxis o autobuses.

Las causas de la crisis son múltiples. Por un lado, el alto consumo de gas para la calefacción de los hogares ha disparado la demanda desde los 45 millones de metros cúbicos diarios en 2023 hasta los 80 millones. Además, como denuncia el Gobierno de Javier Milei, el anterior Ejecutivo peronista no pagó “una deuda de 244 millones con Bolivia por importación de gas”.

Por contra, cargos del Gobierno anterior denuncian que la congelación del gasto en obras públicas decretada por Milei ha paralizado la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner, que extrae gas del yacimiento ‘offshore’ de Vaca Muerta. Este recorte, que ha ahorrado 40 millones de dólares a las arcas públicas, ha supuesto perder 11 millones de metros cúbicos diarios de gas, que deben cubrirse con exportaciones. En total, el Gobierno ha desembolsado unos 500 millones por estas compras de emergencia, aunque culpa al Ejecutivo anterior por no haber terminado las obras antes.

Y las malas relaciones de Milei con sus vecinos han acabado por empeorar la situación. Petrobras, la empresa estatal brasileña, llevó este fin de semana un buque cargado con 44 millones de metros cúbicos de gas natural licuado. Pero la firma se negó a aceptar el pago de unos 22 millones de dólares con una carta de crédito que le ofrecía Argentina, y exigió “dólares en mano”, según cuenta la prensa local. El resultado ha sido que el barco no ha empezado a descargar su contenido hasta esta mañana, obligando al Gobierno a tomar medidas de emergencia.

La Cámara de Expendedores de GNC teme que se tarden dos o tres días en estabilizar la situación. Los cortes ya afectan a las grandes ciudades del país, con Córdoba a la cabeza, seguida de La Plata, Mar del Plata y partes del área metropolitana de Buenos Aires.

El mayor problema, sin embargo, lo sufren más de 300 empresas petroquímicas, petroleras, cerealeras y agroindustriales de todo el país que se han visto obligadas a parar de forma indefinida hasta que se resuelva la situación. Este golpe puede agravar un poco más la fuerte recesión que vive el país como consecuencia de los recortes de gasto público y los ajustes fiscales del Gobierno para eliminar el déficit y controlar la inflación. Según los datos de consumo, las grandes industrias solo demandan 25 millones de metros cúbicos diarios, 10 menos que hace un año, precisamente por esa caída de la actividad.

Por el momento, Milei acaba de firmar un decreto para recortar los subsidios al gas doméstico desde el próximo 1 de junio, con el objetivo de incentivar a los pequeños consumidores a reducir en lo posible su gasto. Una situación que, si el tiempo no acompaña, puede aumentar el malestar de los ciudadanos más presionados por la inflación y el parón económico.

Fuente: Revista El Economista