Ciencia

Crisis en Antioquia por gastos de salud, los más altos del país

La situación se ha venido evidenciando desde hace varios años en hospitales públicos y privados.

COLOMBIA. En Antioquia, el gasto en medicamentos, procedimientos y servicios que están por fuera del Plan Obligatorio de Salud (POS) supera con creces el de otros departamentos.

En 2012, ese gasto per cápita estuvo entre 600.000 y 800.000 pesos, mientras en otras entidades territoriales, como Vichada, no superó los 200.000 pesos.

“Las cifras muestran sin ambages el mayor gasto no POS en Antioquia. O mejor, el mayor gasto no POS por afiliado en el departamento de Antioquia”, anotó el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, argumentando que este factor “desbordó la capacidad fiscal del departamento, afectó las finanzas de Savia Salud (EPS mixta de Antioquia) y ha llevado a un crecimiento de las deudas”.

De hecho, el problema lo viven los 17 miembros de la Alianza Somos 14 Más Uno, que representa a las clínicas y hospitales con mayor número de pacientes atendidos en Medellín y municipios cercanos a la capital.

Según Mauricio Tamayo, director de la clínica Cardio Vid y uno de los voceros de la alianza, la deuda de las EPS con 14 Más Uno fue de poco más del billón y medio de pesos, con una cartera a 215 días, equivalente a más de siete meses sin el pago de sus servicios.

La consecuencia que temen los gerentes de hospitales es la cancelación de servicios. Incluso, en vista de que la deuda de las EPS con la Cardio Vid es de 60.000 millones de pesos, su director advierte que se verían abocados a cancelar el programa de trasplantes de pulmón (procedimiento que solo ellos realizan en Antioquia) si no hay una solución en el próximo mes.

La situación de los hospitales públicos del departamento no es muy distinta. Según Luis Alberto Martínez, director de la Asociación de Empresas Sociales del Estado de Antioquia, la deuda de las EPS con estas instituciones llegó a los 716.000 millones de pesos al terminar el 2015, cerca de 50.000 millones más que en el 2014.

Así las cosas, después de los hospitales públicos de Bogotá, los de Antioquia son los más afectados por la deuda de las EPS. El mayor deudor es Savia Salud, con 170.000 millones de pesos de cartera, seguido por Caprecom, con 80.000.

Si bien el ministro Gaviria aclaró que un mayor gasto no POS no es el único traspié, “sí es un problema serio y creciente”, entre cuyas razones no descarta la inducción de demanda.

“Cuando, con la resolución 1479 de 2015, el Ministerio eliminó el recobro en el no POS del Régimen Subsidiado y generó por lo tanto una mayor conciencia sobre la escasez de recursos fiscales, algunos hospitales se comprometieron a disminuir el no POS en 50 por ciento. Así, una parte del gasto no era imprescindible y podría estar asociado a un fenómeno de inducción de demanda o de uso de tecnologías no costo efectivas”, explicó Gaviria.

Para Luis Alberto Martínez, este no es un asunto de corrupción, sino que el gasto se genera por causas como el incremento de los costos de operación y una mayor demanda, entre otras.

En concepto del líder, resulta claro que Medellín es el polo de desarrollo de la alta tecnología en salud en Colombia, lo cual conlleva costos. Por ejemplo, dijo, mientras en Antioquia un auxiliar de enfermería gana cerca de un 1’200.000 pesos, en el resto del país apenas le pagan un salario mínimo.

Asimismo, advirtió que Antioquia es receptor de pacientes de otros departamentos donde la atención no tiene las mismas garantías: “Todos los días llega población de Chocó, Córdoba, sur de Bolívar y algunas zonas del Eje Cafetero a los hospitales. Eso sin duda dispara el gasto no POS”, detalló.

De otro lado, su experiencia le ha mostrado que hay una alta preocupación entre la población por el goce efectivo de los derechos, razón por la que muchos procedimientos y tratamientos de alto costo se aceptan luego de luchas jurídicas.

No en vano, el Observatorio de Salud de la Personería de Medellín denunció que, a finales del 2015, el valor normal de radicación de tutelas por salud se incrementó en un 35 por ciento en la ciudad.

Entonces, la cifra superaba en una tercera parte a la de junio, hasta cuando la Personería había recibido alrededor de 3.200 tutelas relacionadas con lo mismo.

Diana Guerra, líder de ese observatorio, atribuyó el incremento a la disposición especial que dio a conocer el Ministerio de Salud en mayo del año pasado, según la cual las entidades territoriales, y ya no las EPS, deberán pagar a las IPS por los servicios y tecnologías que no cuentan con cobertura en el POS. (El Tiempo/La Nación)