Actualidad

‘Crisis del 99 era inevitable. Atribuirla a una ley es un simplismo realmente frustrante’: Alberto Dahik

El exvicepresidente de la República Alberto Dahik recuerda los orígenes de la crisis financiera de 1999 y considera que fue un cúmulo de factores de afectaciones naturales, pero también de malas decisiones, como el impuesto a las transacciones financieras.

Asegura que la Ley de Instituciones Financieras de 1994 -aprobada en su gobierno- no fue la causa de la crisis, pero reconoce que al país también le faltó completar el proceso de fortalecimiento de la supervisión bancaria.

Veinticinco años después, existen nuevos peligros para la economía. La falta de liquidez podría devenir en problemas parecidos a los de 1999. Es por ello que urge tomar medidas estructurales: subsidios, pensiones y tasas financieras.

¿Cuáles fueron los orígenes y cómo llegamos a ese punto tan complejo en 1999?

Es un gran error dar explicaciones simplistas. Aunque yo estaba en el exterior en mi exilio le puedo decir que esa crisis se dio por una acumulación de factores. Casi podríamos decir que los astros se alinearon. En primer lugar, el más bajo precio del petróleo en términos reales de la historia del Ecuador. En segundo lugar, una paralización de flujo de capitales externos. El Fenómeno de El Niño y mancha blanca que afectaron a la agricultura de exportación y más aún al sector camaronero. Erupciones volcánicas que complicaron a la agricultura de la Sierra. Una mala supervisión bancaria y una pésima decisión de haber puesto un altísimo impuesto a las transacciones financieras en la banca, que produjo una desintermediación financiera. Adicionalmente, el hecho de que la supervisión bancaria fue de muy mala calidad y comprometida de intereses de bancos. la suma de todos estos factores produjo una crisis que también tuvo la terrible crisis fiscal por la acumulación de esos factores.

Hay factores imposibles de controlar, pero otros como el control a la banca o el alto impuesto, ¿hubo intereses o errores?

Es evidente que hubo intereses en la supervisión bancaria que ha quedado históricamente demostrado y suficientemente discutido. En cuanto al impuesto es un error técnico imperdonable… Sencillamente una barbaridad que ese impuesto se haya sugerido en ese momento. Es lo mismo que la insulina, salva la vida del diabético, pero si se lo pone a una persona non sana, la va a matar.

¿Cuál fue el papel de la ley de instituciones financieras que se tomó en su gobierno?, esto también sería un factor del origen.

La acumulación de factores de los cuales yo le he hablado nada tiene que ver con esa ley. Y la falta de supervisión bancaria obedece al caos político que devino con la salida del vicepresidente en el año 1995, truncó un programa que tenía entre sus metas la renovación y modernización de la Superintendencia de Bancos. Cosa que no se dio. Leyes similares a la ecuatoriana se aprobaron en varios países latinoamericanos que no tuvieron los problemas de falta de supervisión bancaria que hubo en Ecuador, porque paralelamente a la vigencia de esas leyes de modernización del sector financiero hicieron la reforma de la Superintendencia de Bancos. Atribuir una crisis de ese tamaño a una ley es un simplismo realmente frustrante.

¿Cómo vio el tratamiento, el anuncio, la prelación, el drama social que hubo? ¿Se pudo evitar?

Yo no estuve aquí, pero creo que la crisis era inevitable. Pero si se hubiese hecho la dolarización, como yo la planteé en un análisis profundo que se publicó en EL UNIVERSO en octubre de 1998, yo expliqué que no había espacio para la misma moneda. Había que salir de la moneda. Yo proponía una caja de conversión. Si Jamil Mahuad hubiese hecho eso en ese momento, la crisis se hubiese dado pero hubiese sido infinitamente más manejable.

¿Cuáles son similitudes o diferencias entre la banca de 1999 y la de hoy?

Esta es una banca con gran provisión, un promedio de provisión más alto de toda Latinoamérica, pero es una banca sin un banco central que sea prestamista de última instancia. Si hubiese una crisis de liquidez sería sistémica. La crisis fiscal puede contaminarlo todo. O el Ecuador resuelve ese problema a fondo, o puede haber problemas.

¿Cómo ve la situación actual?

Si Ecuador no enfrenta los problemas estructurales de fondo, en el tema subsidios, pensiones y tasas de interés, puede volver a vivir días tan duros como los que vivió en 1999. Me ratifico en eso.

¿Cómo ve al Gobierno?, ¿está apuntando a los problemas esenciales?

El Gobierno ha propuesto una elevación del impuesto al valor agregado (IVA) y se la han aceptado, pero los temas fundamentales del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), subsidios, ni tasas no se están tocando.

¿Cómo queda la banca frente a la gente y cómo subsanar esa herida que existe?

Eso hay que hacer que los políticos cambien su discurso. La banca no es dueña de la plata que presta. El 90 % de los créditos lo ponen los depositantes. La banca cuida y debe cuidar los recursos de la gente. Cuando la banca gana hay que hacerla capitalizar para que sus depositantes estén más cubiertos

A veces las personas se molestan por las utilidades de la banca. ¿Qué puede decirles?

Cuándo ha sido malo ganar plata. El problema es perder y quebrar, y llevarse créditos que no puede pagar el que quiebra y que es la plata de la gente que está en los bancos.

Fuente: KCH