Opinión

CRIMEN Y CORRUPCIÓN

Henry Silva Viteri / Guayaquil

Nos llenamos de temor y de vergüenza al ver como el Ecuador ha caído en las garras de asesinos y corruptos que azotan tanto el altiplano como el llano mientras el presidente de la República se pasea por México y USA dándose un baño de popularidad junto al presidente del Perú con su sombrero fálico mientras aquí nos bañan de sangre.

El caos está presente en todos los estratos sociales y en todos los géneros políticos, como sabemos todos solo hay dos géneros el masculino y el género femenino, pero en política hay algunos géneros como el coimero, el chantajista, el mentiroso, los que ofrecen y no cumplen, el género de los que van a enriquecerse, en fin, en el zoológico de la política hay muchas especies salvajes que devoran al Ecuador.

Muchos ecuatorianos nos sentimos avergonzados al ver como países del “1er” mundo como USA y Canadá nos catalogan como un país muy peligroso y advierten a sus ciudadanos que no se arriesguen en Guayaquil visitando la zona de la calle Portete hacia el sur porque corren el riesgo de ser asesinados.

Y las autoridades ¿Qué han hecho para solucionar este cáncer?… pues a “vacunar” a la gente con un medicamento experimental de graves efectos colaterales y permití que carteles de la droga y bandas delincuenciales se enseñoreé por el país marcando su territorio, ojalá lo hicieran como lo hacen los perros que levantan la pata y listo, ¡no!, ellos lo marcan con sangre.

Y tenemos un problema que nos avergüenza terriblemente y es la corrupción, ésta se da en diferentes frentes pero generalmente es en el ámbito político. Por ejemplo, las alcaldías de Guayaquil y Quito están secuestradas por un par de ineptos corruptos que olvidándose que fueron elegidos por el voto popular para que trabajen por sus ciudades se dedicaron a la gran vida dando contratos a dedo y vaciando las arcas municipales para satisfacer sus caprichos.

Que vergüenza ver como el alcalde de Quito, Jorge Yunda, se aferra como sucia garrapata al puesto de alcalde, es vergonzoso ver a una autoridad presentarse en un acto público con un grillete electrónico en su tobillo; hasta cuando los quiteños no recuperan su dignidad y envían a la cárcel a este delincuente.

Yunda provecho miembro de la mafia verde flex ha practicado nepotismo, quemeimportismo en sus funciones, negociados y demás actos de corrupción y aprovechando las leyes que su capo dejó sigue “jorobando” aferrado a un cargo que le quedó demasiado grande.

Y en Guayaquil pasa algo parecido, Nebot ser supremo del PSC porque le dio la “regalada gana” como dijo Abdalá, colocó en la alcaldía a su pana Cinthya Viteri, ella fue entrenada para recibir órdenes de Nebot, recordemos su participación en el debate presidencial cuando al más puro estilo de oveja de Mameluco Correa atacó a Lasso facilitando el fraude que llevó a Wheelchair Man Lenin a la presidencia.

Una vez que Cinthya llegó a la alcaldía se olvidó de su patrón Nebot y perdió la compostura, cerró el aeropuerto a vuelos humanitarios y enseguida se “enfermó” de covid para disimular la metida de pata, se tatuó el cuerpo, se disfrazó de hippie, contrató a dedo trabajos que son investigados por la Fiscalía y la Contraloría, pintó paredes con sobreprecios, practicó nepotismo y para rematar hizo un contrato de casi 300 mil dólares por servicios de aromaterapia. Perdió la cabeza.

Del antro mejor ni hablar. Ya es hora señor Lasso que tome las riendas del país y lo encamine por la senda de la recuperación moral y económica, comience a sanear la administración pública, eliminar los entes burocráticos creados por Mameluco Correa, no gaste más dinero en medicamentos experimentales que enriquecen a las “farmafias”, recupere los servicios de los hospitales y de la educación que siguen en manos de la mafia verde flex.

Siga el ejemplo de León Febres Cordero, y tendrá un Ecuador sano.