Ciencia

Crean el primer mando de televisión biodegradable

El control ya se prueba en varios hoteles de Europa y México.  A cada cliente se asigna un mando único con el que se evitará que este objeto sea foco de bacterias.

ESPAÑA. El control de la “tele” es un foco de bacterias y, por ello, la empresa valenciana Bluemarionge Business ha desarrollado, junto a la firma Tecatel, el primer mando de televisión biodegradable, que se adquiere al entrar en un hotel o en un hospital y que sirve hasta como semillero.

Con la filosofía de apoyar proyectos que combinen “innovación y salud”, la firma valenciana ha apostado por el lanzamiento de este nuevo producto -que se presenta esta semana en Fitur- para empresas del sector sanitario y hotelero, que es “higiénico, funcional y económico y ecológico”, como explica una de las socias de la empresa, Alicia Mora.

Argumenta que el nuevo mando será “único” para cada cliente, tiene un uso por estancia, está libre de gérmenes y bacterias, es reciclable y biodegradable y el cliente se lo puede llevar para usarlo en casa.

Además, destaca que es un producto “original, innovador y fácil de manejar”, además de ecológico, no solo por su diseño “sin pegamentos”, sino porque dispone de una zona donde colocar semillas para que una vez utilizado, si va a ser desechado, pueda ser plantado para que crezca una planta.

El socio fundador de Tecatel, compañía valenciana especializada en servicios y equipos y componentes para la televisión digital, Cándido Estevan, destaca que su firma persigue la creación de productos que no existen para cubrir las nuevas necesidades de los consumidores, y recuerda que “tienen más de 30 años de antigüedad y siempre ha estado a la vanguardia de la tecnología”.

Según explica, en la fabricación del nuevo mando “no se han utilizado productos nocivos” y con este desarrollo se pretende “lanzar un producto desechable en todos sus compuestos y que permita higienizar” hospitales y hoteles.

No obstante, apunta que también podría usarse en aquellos equipos electrónicos susceptible de ser usados a distancia y por múltiples personas como mandos de aire acondicionado y de equipos musicales, así como teclados informáticos, de teléfonos móviles o de dispositivos médicos o quirúrgicos.

“Para el mando hemos generado pistas conductoras con una base de grafito de carbón, que luego hemos impreso sobre láminas de papel que llevan un pequeño circuito electrónico”, explica Estevan, quien añade que le ha dado al producto “una forma ergonómica para que se adapte a la mano”.

Actualmente el mando está siendo probado en hoteles de las cadenas Barceló en Baleares y Hard Rock en México; además, la empresa lo ha regalado a varios hospitales para que lo prueben y Fitur será el marco donde lo presentarán a los profesionales y especialistas del sector hotelero. (Internet/La Nación)