Opinión

Crean un carbón con autoencendido para revolucionar el momento del asado

El sistema permite que el fuego esté listo en 15 minutos y busca competir con la bolsa de carbón tradicional.

El asado es indudablemente parte de la idiosincrasia argentina. Como en todo el ritual, cada paso es fundamental. Pero si hay un momento clave es el de prender el fuego. El método empleado puede condicionar el resultado, por lo que no son pocos los que se ven superados a la hora de encender las brasas.

Buscando una forma de simplificar este primer paso es que a Facundo Cabrera (26) se le ocurrió crear BrasUp, un producto que busca revolucionar la forma de cocinar a la parrilla. “El producto consiste en 3 kg. de carbón vegetal de Quebracho Blanco, la madera de mayor duración y poder calorífico del mercado, todo contenido en una caja de cartón y con un sistema de autoencendido que no contiene ningún químico y es degradable en un 100%: se quema todo y no contamina”, explica Cabrera, publicista y oriundo de Corrientes. El sistema permite que el fuego del asado esté listo entre 10 y 15 minutos.

La idea surgió en 2014 y para fines de 2015 ya existía el primer prototipo. “Empezamos a comercializarlo en carnicerías y supermercados correntinos mientras lo íbamos mejorando, hasta que en 2016 lanzamos una segunda versión de la caja con mejoras y empezamos a ampliar el mercado al interior”, relata Cabrera. El salto más importante llegó ese mismo año cuando BrasUp resultó ganador de Incuba, el programa de emprendedores de la Ciudad de Buenos Aires. “Me instalé en Buenos Aires y amplié enormemente mi red de emprendedores y contactos. Empezamos a crecer y hoy somos cuatro socios, estamos haciendo alianzas con otras marcas que acompañen el universo del asado y hace poco el producto se empezó a vender en hipermercados Coto”, señala Cabrera. La inversión inicial fue de $ 250.000 y hoy la facturación mensual de BrasUp es de $ 500.000.

“Es carbón es de primera calidad, prende rápido y no hace chispa. Es elaborado con procesos y elementos ecológicos y naturales, sin químicos ni combustibles, por lo que no contamina ni le da sabor a lo que se cocina. Hay poca diferencia de costos con la bolsa tradicional. En Buenos Aires, la caja se vende a $ 80 y la bolsa está $ 70”, explica Cabrera. Con una caja, se pueden cocinar hasta 20 choripanes, 25 hamburguesas y 4 kilos de carne. En septiembre, lanzarán una caja con nuevo branding y un kilo más de carbón y, en paralelo, se encuentran desarrollando nuevos productos. “Al ser fácil de usar, hombres y mujeres que no se animaban a hacer un asado ellos mismos hoy se acercan a la parrilla. La idea es que cualquiera pueda hacerlo y disfrutar de ese momento”, concluye.

APERTURA