Economía

Creación de 20.000 empleos versus el riesgo del lavado de activos encienden el debate por posible regreso de casinos

La posibilidad de que los casinos y salas de juegos de azar vuelvan a operar en Ecuador, después que fueron prohibidas en el 2011 a través de una consulta popular en el gobierno de Rafael Correa, genera reacciones en varios sectores a favor y en contra.

De un lado, el sector turístico y hotelero nacional ve la oportunidad de recuperar las plazas de empleo que se perdieron hace doce años, generar nuevas inversiones nacionales y extranjeras e incluso en el camino impulsar la creación de un hub internacional de aerolíneas como lo tienen Perú y Panamá, analizó Holbach Muñeton, presidente de la Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo del Ecuador (Fenacaptur).

El posible retorno de estos negocios se plantea también a través de una consulta popular, esta vez presentada por el presidente Daniel Noboa, dentro de las once preguntas que remitió el 2 de enero pasado a la Corte Constitucional que tiene 20 días, contados desde que avoque conocimiento del pedido, para emitir su dictamen de constitucionalidad.

El posible retorno de estos negocios se plantea también a través de una consulta popular, esta vez presentada por el presidente Daniel Noboa, dentro de las once preguntas que remitió el 2 de enero pasado a la Corte Constitucional que tiene 20 días, contados desde que avoque conocimiento del pedido, para emitir su dictamen de constitucionalidad.

La pregunta que se refiere a los casinos es la 11: ¿Está usted de acuerdo con que se permita el funcionamiento de casinos, salas de juego, casas de apuestas o negocios dedicados a la realización de juegos de azar, bajo las condiciones que se detallan en el Anexo de la pregunta 11?
Para Muñeton, la consulta es positiva y desde ya adelantó que el sector turístico y hotelero apoyará el Sí.

“Lo vemos con optimismo, como un respaldo, un apoyo a la industria turística. Los ecuatorianos deben comprender que esto no solo beneficia al turismo, beneficia al país, al camarón, a la pesca, a la industria, al comercio”.

¿Por qué? El dirigente aseguró que nadie viaja a un país donde no hay este tipo de actividades. Recordó que gran cantidad de turistas, sobre todo asiáticos (China, Corea del Sur y Japón), que iban a llegar al país en estos años dieron vuelta atrás porque se mueven en un segmento que busca shopping o casinos. “Habiendo una buena infraestructura en el país y trabajando de una manera ordenada con una experiencia ganada, claro tenemos un tiempo perdido, se van a dar cuenta cuánto esto (el cierre de los casinos) perjudicó al Ecuador”.

Calculó que Ecuador perdió más de 400.000 turistas por año, desde el 2011, por la falta de estos atractivos, es decir alrededor de 4.8 millones de visitantes. En el 2011 la pregunta fue si se estaba de acuerdo con que en el país se prohíban los negocios dedicados a juegos de azar, tales como casinos y salas de juego y el sí ganó con el 45,76 % versus el 41,68 % del no. En consecuencia, en marzo del 2012 dejaron de operar los casinos.

Muñeton aseguró que ese cierre provocó la pérdida de 12.000 empleos en los hoteles. “Personas que perdieron su trabajo abruptamente, empresarios que perdieron su capital por el abuso del gobierno de ese momento”.

Respecto a la pérdida de empleos, uno de los fundamentos que el presidente Noboa presentó a la Corte Constitucional sobre la pregunta 11 es que el cierre de la actividad “impactó negativamente en la generación de empleo, ya que después del año 2011 se perdieron 250.000 (sic) plazas de empleo, las cuales se encontraban establecidas en las 160 salas de juego a nivel nacional”, citando una publicación de Bloomberg Línea en la que, sin embargo, se indica que fueron 25.000 empleos perdidos.

Reactivación de casinos generaría más de 20.000 empleos

En tanto, Muñeton aseguró que hoy el sector estima que la apertura de la actividad generará fácilmente 20.000 nuevas plazas de trabajo con la infraestructura actual, “sin contar con las nuevas inversiones que podrían venir y adicionalmente los nuevos hoteles que se van a construir y los nuevos casinos”. Reveló que ya hay inversionistas nacionales y extranjeros dialogando con los hoteles sobre la posibilidad de poner casinos, “esto ha generado motivación”.
Creación de un hub internacional de aerolíneas.

Otro giro de negocios que obtendría un impulso por esta reactivación sería el transporte aéreo de pasajeros. Muñetón piensa que Ecuador podría crear un hub internacional para tener vuelos directos al Ecuador para que quienes quieran venir al país justamente a los casinos.
“Hay que trabajar en hub internacional… el de Panamá que lo maneja Copa, el de Perú, el de Miami que lo maneja American Airlines.

Todos estos que ya tienen un hubo internacional cambian como del día a la noche y junto a lo del casino nosotros vamos a crecer de una manera geométrica”, expresó el experto turístico.

Explicó que un vuelo directo a Panamá cuesta alrededor de $ 600, pero un vuelo con escalas a Ecuador puede salir hasta en $ 2.200. “Esa es la diferencia de un hub internacional, gana el usuario, el turista, gana el país, gana la línea aérea, gana todo el mundo porque se tiene una movilización mayor. Por eso las expectativas para la inversión en tema de casinos son sumamente altas, la mano de obra que se va a generar es alta, habría que hacer un checklist de cuantos casinos se podrían abrir y esto va dar un giro notable”.

El lavado de activos, entre los riesgos de permitir actividad de casinos

Las reacciones en contra se dan por el temor de que estos negocios puedan ser utilizados para el lavado de activos.
Para Roberto Andrade, ex director general de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE), los casinos son negocios de uso intensivo de dinero en efectivo, donde la mayoría de las transacciones se realiza de esta manera. Por ello, afirmó, que en todo el mundo acarrean riesgo de lavado de activos. “Tan es así que el estándar internacional fijado por el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) incluye a los casinos como actividad no financiera que debe ser sujeta a regulación y supervisión para prevenir el lavado”.

Si la actividad se permite otra vez en el país, Andrade recomendó tres acciones para mantenerla regulada y vigilada:
Incluir al sector de casinos como sujetos obligados a reportar ante la UAFE.

Que los casinos cuenten con la debida licencia y que el ente de control realice supervisiones enfocadas en asegurarse que cumplan con sus obligaciones de prevención de lavado de activos. El estándar internacional exige que se identifique a todos los clientes que transaccionen por $ 3.000 o más y que se pueda vincular la información de cada cliente con cada una de las transacciones que realiza dentro del casino.

Controles que impidan que personas condenadas por delitos relevantes puedan ser propietarios o administradores de casino, sea de manera directa o indirecta.

Mientras, Muñeton defendió la actividad y aseguró que con la experiencia ganada el negocio ahora será mucho más ordenado y van a tener mucho más cuidado en tema de los casinos que se manejan de una manera más técnica. “Los casinos deben estar en los hoteles de lujo, con las normas que digan donde deben estar los casinos, lo que digan, pero esto ayuda al Ecuador”. (I)

Fuente: www. kchcomunicacion.com