Opinión

COSEP.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

En declaraciones públicas, el Presidente anuncia que estamos en la segunda fase del Plan Fénix…y por lo tanto se declara «Estado de excepción» en siete provincias, porque las acciones de la primera fase, han provocado que el crimen organizado se centre en las provincias de la costa y algunas serranas y del oriente, por lo tanto es fundamental, que el derecho a la inviolabilidad del domicilio, con el «Estado de excepción», las Fuerzas de seguridad, sin necesidad de orden de allanamiento, ingresen a cualquier domicilio, bajo la sospecha que en ellos se encuentran criminales o sirven como centro de acopio de drogas, armas, etcétera….

Al parecer, creer que está medida es suficiente para ganar la guerra en este conflicto interno, luego inclusive de obtener asesoría internacional, y mirar las noticias del incremento de la violencia, asesinatos, vacunadores, secuestros a plena luz del día, en vehículos de alta gama, sin placas y con vidrios totalmente oscuros, parecería que tantos los asesores como los generales y Almirantes, que tienen en sus manos la conducción de las operaciones, o no tienen la información estratégica adecuada, manejan o están viviendo en otro mundo paralelo o virtual, o simplemente les importa un carajo, que nos sigan asesinando, secuestrando, etcétera…

Cuando se declara a los grupos criminales como terroristas, es porque se tiene toda la información, que esos delincuentes, son asesinos dispuestos a cualquier acción, que los lleve al aniquilamiento de cualquier persona, que consideren enemigos, objetivos, botín, etcétera, y por lo tanto en una guerra la orden que se da a quienes combaten, es eliminar al enemigo que se enfrenta, más aún si las fuerzas de seguridad caen emboscadas, trampas, son sorprendidas, etcétera.

Pero en el análisis de esa situación en particular, definitivamente el elemento o para que hablemos el mismo idioma, el eje de inteligencia no ha cumplido, no cumplen, y no sabemos cuándo harán su importantísimo rol, para lograr acabar con los nidos, escondites, campamentos, guaridas, en donde estas mafias se reúnen, para entonces con total contundencia eliminarlos y los que se rindan capturarlos y encerrarlos, en otro tipo de cárcel o centro penitenciario, porque caso contrario, éstos que son criminales terroristas, por lógica elemental, van a imponer sus planes y métodos para reclutar, contaminar a los miles de otras personas privadas de libertad, y en lugar de reducir el números de delincuentes terroristas, estamos creciendo su número y potencialmente,. nosotros estamos creando un monstruo sin darnos cuenta…

Por lo tanto, con todo respeto, Presidente Daniel Noboa Azín, estamos por falta de una apreciación estratégica objetiva, INTELIGENCIA, incluso por irresponsabilidad de quienes están al frente de la toma de decisiones, convirtiendo al enemigo, en un actor con capacidad de resistencia, los estamos convirtiendo en un virus que podría infectar a muchos sectores pobres y marginados, si a sus operaciones le agregan el germen ideológico…lo que significaría una plaga incontrolable y fatal…

Espero con este mensaje, que ojalá lo analicen bajo el cristal del deber ser, la objetividad y la responsabilidad, se actúe anticipándonos a los posibles escenarios, porque hacer de este tema una enfermedad resistente, es provocar el debilitamiento constante del cuerpo llamado estado-nación y por ende de quienes habitamos en él.

Espero haberme explicado bien, y ojalá me hayan entendido. Estudien los casos de nuestros vecinos Colombia y Perú, y el más reciente Israel y los grupos terroristas… El caso México es de estudio, para no hacer lo que ellos hacen y como contaminarlo todo.

Semper Fi.