Opinión

COSAS PENDIENTES

Henry Silva Viteri/Guayaquil

Es alentador ver como el presidente Guillermo Lasso que ganó las elecciones el año 2017 y volvió a ganarlas el año 2021 está llevando el manejo del país, ha emitido decretos que favorecen a los sectores sociales como también a los sectores de la producción abriendo así el camino para que el país se recupere después del azote cruel recibido por la peor plaga que tuvo el Ecuador encabezada por Mameluco Correa y su banda delincuencial “sucialista”.

Pero hay algo que me llama la atención y es el afán de “vacunar” con urgencia a 9 millones de nuestros compatriotas, sabiendo que lo que están inyectando no es una vacuna sino un medicamento genéticamente creado que no va a inmunizarnos ni a curarnos ya que seguiremos expuestos al contagio; eso sí, representa un lucrativo negocio para las farmacéuticas que han creado este medicamente y es un desangre para las arcas fiscales.

El señor Guillermo Lasso es un hombre muy preparado, por eso me preocupa que insista en la necesidad de “vacunarse” a la población. Se olvida que hubo un juicio el Nuremberg-Alemania el año 1947 en donde los países llegaron a un acuerdo condenando los experimentos en seres humanos que era una de las prácticas de los asesinos nazis.

El año 2005 los países que formaban la ONU firmaron el Acuerdo sobre Bioética, tanto el acuerdo de Nuremberg como el de la ONU dicen que “nadie puede obligarnos a seguir ningún tratamiento ni meter nada en nuestro cuerpo sin nuestro consentimiento”, además en el acuerdo del año 2005 se señala que no habrá perjuicio para la persona que se niega que es lo que están haciendo algunos países e instituciones educativas que no permiten los ingresos si no están “vacunados”, cuidado, no obliguen a las personas a “vacunarse”.

El presidente Lasso hizo algunas ofertas de campaña y los ecuatorianos que les dimos el voto tenemos la certeza que las cumplirá y una de ellas fue la eliminación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) creado por el nefasto Mameluco Correa para manejar a su antojo los poderes del Estado poniendo a sus lacayos para poder libremente perseguir a sus opositores.

Es tan corrupto este ente que todo lo actuado por los miembros que lo conforman deja mucho que desear, nombramientos de fiscales que se dedicaron a desvirtuar las denuncias de corrupción que se hicieron durante la década podrida, jueces corruptos que se dedicaron a cumplir los deseos de su patrón y perseguir a los opositores, por medio de concursos de méritos amañados pusieron contralores como el corrupto Carlos Pólit y su ayudante Pablo Celi.

También defensores del pueblo como Freddy Carrión que no defiende a los honestos sino a los delincuentes y revoltosos como los que casi destruyen Quito en octubre de 2019, fue puesto en la defensoría a pesar de haber estado involucrado en un delito de femicidio, eso nos demuestra que el CPCCS nombran autoridades sin revisar sus antecedentes.

Los ecuatorianos estamos cansados de eso y ya es hora señor presidente que cumpla lo ofrecido. Hay que felicitarlo por sus equipos que trabajan en Washington para lograr un acuerdo comercial, por los que trabajan para ingresar en la Alianza del Pacífico.

Nunca es tarde para tomar decisiones correctas, todos estamos pendientes de las acciones que tomará para crear fuentes de trabajo, no olvide que Europa salió del caos incrementando la industria de la construcción, no se olvide señor presidente que primero somos los ecuatorianos y en segundo plano los que vienen del exterior.