Ciencia

Cosas por las que podemos tener los “ojos cansados” (y no son la falta de sueño)

1

Las ojeras, las bolsas y tener los ojos rojos no siempre son un síntoma de falta de sueño. Existen otros motivos que pueden producir ese aspecto de cansancio en nuestros ojos. El jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, Emilio Dorronzoro, nos explica seis posibles causas y cómo solucionarlas.

2

La deshidratación y los alimentos muy salados 

No beber suficiente agua o comer alimentos con demasiada sal “provoca que retengamos más líquidos”, indica Dorronzoro. Los tejidos que rodean los ojos son una de las diversas partes del cuerpo en las que se acumulan y esto genera las bolsas.

Solución: “Lo fundamental es estar bien hidratado, consumir alimentos con propiedades desinfiltrantes que eliminan los líquidos retenidos —como la piña, la papaya, el kiwi, las espinacas o las acelgas— y reducir la ingesta de sal”, indica el experto. Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no debemos sobrepasar los cinco gramos diarios de este ingrediente, es decir, lo que quepa en una cucharilla de café.

La genética 

El oftalmólogo indica que “algunas personas, en especial aquellas de piel más oscura, pueden tener mayor concentración de melanina en el párpado inferior”, lo que puede crear ese aspecto de tener siempre ojeras.

La estructura ósea también puede provocar que parezca que los ojos están siempre cansados. “Tanto el contorno de la órbita como la grasa que la rellena pueden dar lugar a un aspecto de ojos saltones y a que se marquen las bolsas“, sentencia Dorronzoro. Mientras que un reborde de la órbita prominente o una disminución de la grasa producirá el efecto contrario, sensación de ojos hundidos creando un surco o semicírculo visible debajo del ojo.

Además, a algunas personas se les adivinan mejor los pequeños vasos sanguíneos o venitas que se encuentran en las ojeras, debido a que la piel de alrededor es más frágil, transparente y delgada que la de otras partes del cuerpo. Este efecto de vena prominente, que da mayor aspecto de cansancio a la mirada, se acentúa con el consumo de tabaco y alcohol, el uso de maquillajes y el estrés.

Solución: Si su problema es un pigmento subcutáneo excesivo, el experto asegura que existen técnicas de láser estéticas (resurfacing) que pueden eliminar esta pigmentación o suavizarla. En caso de que el problema tenga que ver con la estructura ósea o la grasa que se acumula en los ojos, el experto recomienda recurrir a rellenos faciales derivados de grasa o con ácido hialurónico.

La postura en la que dormimos 

Puede que esté durmiendo las horas que sean necesarias, pero no en la postura correcta y esto, indica Dorronzoro, puede contribuir a la retención de líquidos que produce las famosas bolsas.

Solución: “Dormir con la cabeza ligeramente levantada ayuda que el líquido del cuerpo tenga una mejor circulación durante la noche y así evitar que se acumule alrededor de los ojos”, concluye el especialista.

EL PAÍS