Internacional

Corrupción llegó a Chile dice contralor de la República

Ramiro Mendoza entregó la última cuenta pública de su gestión. Se refirió a los casos Penta, SQM y Caval.

SANTIAGO DE CHILE. El contralor general de la República, Ramiro Mendoza, manifestó su preocupación por la llegada de la corrupción a Chile aunque hizo hincapié en las instituciones que tiene el país para combatirla.

“No podemos cerrar nuestros ojos, la corrupción ha llegado, pero es también cierto que tenemos fortalezas institucionales para prevenir el crecimiento del flagelo y su control”, recalcó el contralor que el próximo viernes dejará sus funciones tras ocho años en el cargo.

En su última cuenta pública, Mendoza señaló que no puede dejar de mencionar la importancia que tiene para el estado de derecho y el logro del bien común, que los funcionarios públicos, como asimismo los distintos actores del mundo privado, entiendan que la lucha por combatir la corrupción y fomentar las buenas prácticas no es tarea de unos pocos.

“Todos estamos llamados a poner nuestros mejores esfuerzos en aras de un mejor Estado”, añadió el fiscalizador en alusión a los momentos difíciles que vive el país tras hacerse público varios casos de fraude al Fisco en el que se han visto involucrados parlamentarios y empresarios.

En este sentido Mendoza destacó que Chile cuenta con las herramientas institucionales para enfrentar los complejos momentos de “desconfianza ciudadana” que vive el país a raíz de los casos Penta, Soquimich y Caval.

En el caso Penta, un banco de inversiones que maneja recursos por $20.000 millones, hay cuatro ejecutivos en prisión preventiva imputados en delitos tributarios, sobornos y otros delitos.

Soquimich, en tanto, es investigada por la fiscalía a partir de una denuncia del Servicio de Impuestos Internos (SII) por emisión de facturas falsas que podrían haber ido a parar a la financiación de campañas políticas de diversos sectores.

El caso Caval es un millonario negocio inmobiliario en que participaron Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Michelle Bachelet, y su esposa Natalia Compagnon al adquirir terrenos con un préstamo facilitado por el dueño de uno de los más importantes bancos de Chile y venderlos luego a un mayor valor.

Frente a la llegada de la corrupción, Mendoza propuso que, más que nuevas leyes, “hay que fortalecer la voluntad de los jerarcas, de quienes tienen a su cargo la conducción de grupos humanos, para que velen sin dudarlo por el comportamiento ético de quienes están bajo su supervisión, castiguen las conductas impropias y, en especial, prediquen con el ejemplo”. (Efe/ La Nación)