Opinión

Corrupción en el rey de los deportes

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

A nivel mundial la corrupción en el deporte se ha convertido en algo normal. La olla se destapó en la FIFA y el mundo entero, asombrado, escucha la danza de los millones en coimas, sobreprecios, negociados, tráfico de influencia, pactos debajo de la mesa… con lo que se han negociado sedes de los mundiales de fútbol, bonificaciones ‘oscuras’ a dirigentes de instituciones a nivel mundial.

No se escapa la prensa internacional corrupta que han ocultado durante muchos años realidades que ya conocían y no fueron capaces de denunciarlos.

Se encuentran involucrados deportistas de todo nivel: en evasión de impuestos, ventas de partidos, orgías de sexo, alcohol y drogas; además de árbitros que en base a una “propina” fallan a favor de los colores del equipo del dirigente donante.

En muchos países actúan agencias de apuestas y son tanto los millones que mueven, que han convertido al deporte en una mafia.

Todavía en nuestro país no está muy enraizada la corrupción futbolística, se conocen de casos aislados que ya están siendo denunciados por directores técnicos de varios equipos profesionales, siendo muy doloroso que las denuncias hechas sobre la edad de los seleccionados sub 17 no fue tomada en cuenta en su debido momento y el denunciante fue sancionado. Hechos como éste y otros que están empezando a sonar hacen daño al deporte y benefician a los “empresarios –comerciantes”.

La selección sub 17 que fue depurada de jugadores sobrepasado de edad ha demostrado que haciendo las cosas correctamente, si son capaces de hacer papeles excelentes en los campeonatos a los que asisten.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.