Actualidad

Correísmo, PSC y Construye se ‘unen’ y aprueban polémica enmienda sobre el veto presidencial

Con 94 votos a favor, la Asamblea aprobó una enmienda que reduce el número de votos necesarios para ratificarse en un texto vetado por el Ejecutivo. La bancada oficialista rechazó el proyecto.

La Asamblea Nacional aprobó este 30 de mayo una enmienda constitucional que modifica el número de votos, para que los asambleístas se ratifiquen en un texto vetado por el presidente de la República.

La propuesta obtuvo 94 votos positivos de las bancadas de la Revolución Ciudadana, el Partido Social Cristiano (PSC) y Construye. Votó en contra la bancada oficialista de Acción Democrática Nacional (ADN) que, por segunda votación consecutiva, se quedó sola este 30 de mayo.

La enmienda fue tramitada desde 2020 por el ahora exlegislador del movimiento SUMA, Héctor Muñoz, y contaba con dictamen de procedimiento emitido por la Corte Constitucional (CC).

El cambio

Actualmente, para que la Asamblea se ratifique en un texto aprobado y que haya sido vetado parcialmente por el mandatario, se necesita mayoría calificada.

Es decir, 92 votos con el actual número de asambleístas. Lo aprobado señala que la ratificación será, en adelante, por mayoría absoluta: 70 votos con la actual conformación de la Asamblea, al igual que cuando se allanan a un veto presidencial. El exlegislador Muñoz considera que esto no es extraño ni nuevo en la región, porque países como Colombia y Perú cuentan con la misma normativa que hoy se aprobó en la Asamblea de Ecuador.

«Lo que se busca es equiparar este desbalance y luchar contra el hiperpresidencialismo que tanto daño ha hecho al país». Héctor Muñoz, exasambleísta.

Pero, la postura de ADN es que, con esta reforma a la norma, se está «matando» la figura de colegislador que tiene el presidente y que, por evitar el hiperpresidencialismo, se está pasando a un hiperparlamentarismo.

La respuesta

La moción para aprobar la enmienda estuvo a cargo del asambleísta del Partido Social Cristiano (PSC), Otto Vera, que fue designado para sustentar la reforma en ausencia de Muñoz en la Asamblea.

Vera dijo que esto permite un mayor equilibrio entre la Función Legislativa y Ejecutiva. «No es que la Asamblea se impondrá en adelante. Si el Ejecutivo no está de acuerdo, puede hacer un veto total de la ley y no se la podrá tratar en un año», recordó.

También, al Ejecutivo le resta la opción de vetar parcialmente una ley aprobada, pero le tocaría ampliar los mecanismos de diálogo y acuerdos con las bancadas legislativas. «El texto va directamente al Registro Oficial, porque es un mecanismo que, de acuerdo a la Constitución, se hace con base a una enmienda y el ponente es el Legislativo.

No pasa a ningún referéndum, sino al Registro», aclaró Vera. Es decir, el próximo proyecto de ley que apruebe la Asamblea y vete parcialmente el presidente Daniel Noboa, se someterá a este nuevo mecanismo.

Por: PRIMICIAS