Actualidad

Correa y su paso por el Vaticano

El presidente de Ecuador denunció durante su intervención en la conferencia ambiental, que la mayor parte de los daños ambientales se atribuyen a los países ricos.

GUAYAQUIL. El presidente de la República, Rafael Correa, cumplió satisfactoriamente su agenda durante su visita al Vaticano. Inicialmente cumplió con su intervención durante la Cumbre ‘Proteger la Tierra, dignificar a la humanidad’ y posteriormente, mantuvo una audiencia privada con el papa Francisco para ultimar detalles de lo que será la visita del Sumo Pontífice a Ecuador, desde el 6 hasta el 8 de julio.

Durante las primeras horas de la mañana el mandatario ecuatoriano asistió a la conferencia ambiental y en su intervención denunció que la mayoría de los daños ambientales son responsabilidad de los países ricos.

“La forma en la que se gestionan la riqueza y el consumo en las sociedades ricas e industrializadas es un factor crucial para determinar quién es responsable de los mayores impactos medioambientales”, resaltó el Jefe de Estado.

Instó además a establecer mecanismo de compensación a estos países, que no han tomado las medidas necesarias para preservar el medio ambiente.

Para Correa, lo importante es el resultado y en términos netos “no contaminar el medio ambiente equivale a limpiarlo”, dijo el presidente ecuatoriano, quien puso como ejemplo la iniciativa Yasuní-ITT, para dejar en el subsuelo “las mayores reservas confirmadas de petróleo en Ecuador”.

Lamentó sin embargo que la reivindicación de obtener compensación por ello “fracasó”, porque fue muy incomprendida y por cuestiones de poder, según Correa.

El mandatario, mencionó la existencia “indudable” de una “deuda ecológica”, producto de los excesos en la explotación de recursos naturales, pero resaltó que lo importante es que este abuso a la naturaleza no siga creciendo.

Acotó que a pesar que Ecuador es uno de los países que menos contamina, se esfuerza por mantener políticas que contribuyan a disminuir impactos en el medio ambiente, entre ellas destacó: el cambio de la Matriz Productiva y Energética y la construcción de Hidroeléctricas.

Una idea que compartió en el foro fue la de establecer una tasa sobre el consumo de barriles de petróleo, que sería administrada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y que tendría como consecuencia, dijo Correa, reducir la demanda de este recurso energético.

En ese sentido, abogó por una “nueva noción del desarrollo”, que resumió en “vivir con dignidad, satisfaciendo las necesidades básicas, pero en armonía con uno mismo, con el resto de la humanidad, con diferentes culturas y en armonía con la naturaleza”.

Por ello, pidió que se avance hacia la “Declaración de los Derechos de la Naturaleza” porque, a su criterio, “el derecho universal más importante de la naturaleza debería ser que pueda continuar existiendo pero, también, que pueda continuar proporcionando medios para vivir y nuestras sociedad disfruten (el concepto) del Sumak Kawsay (buen vivir), concluyó.

Ya a las 12:00, de Italia, el presidente ecuatoriano fue recibido por el Papa Francisco, donde mantuvieron la reunión programada para coordinar la visita de la dignidad católica a Ecuador. Además, aprovechó esta visita para obsequiarle al Sumo Pontífice, una réplica de la Virgen de Legarda, imagen ubicada en El Panecillo, en el centro de la ciudad de Quito.

El Jefe de Estado no pudo contener la satisfacción de conversar unas horas con el Papa y escribió en su cuenta de twitter @MashiRafael: “Tuvimos audiencia con el Papa. Fraterno como siempre y queriendo mucho al Ecuador. ¡No puedo creer las oportunidades que me ha dado la vida!”.

En horas de la noche, Correa junto con el Canciller Ricardo Patiño, mantuvieron una cena con aproximadamente 40 migrantes ecuatorianos, que viven la lucha de conseguir la custodia de sus hijos.

Según un comunicado de la Cancillería hasta el momento, 16 menores ya han sido reintegrados a sus familias tras sentencias de cortes locales. (VBF/Efe/La Nación)