Actualidad

Correa y Humala destacan el trabajo para construir la paz

Temas como conectividad, inversiones, turismo, asuntos sociales, defensa, ambiente y energía serán otros temas que analizarán por ambos gobiernos.

QUITO. Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y Perú, Ollanta Humala, destacaron la importancia de trabajar unidos para el desarrollo de la paz entre los dos paises, que estuvieron enfrentados en una guerra “no declarada” entre enero y febrero de 1995 por una disputa limítrofe zanjada con un acuerdo en 1998.

Los mandatarios se refirieron a este asunto en el inicio de un encuentro bilateral que mantienen junto a sus gabinetes de ministros para tratar asuntos de seguridad, comercio, medio ambiente, energía, integración fronteriza y otros.

El presidente ecuatoriano, al dar la bienvenida a Humala en el aeropuerto de la localidad fronteriza de Arenillas, donde se celebra la reunión, indicó que “la paz es sobre todo presencia: presencia de justicia, presencia de derechos, de educación, salud, conectividad, energía, oportunidades productivas, salarios, empleo digno”.

“Todavía nos falta mucho para construir esa verdadera paz, que se fundamenta en la justicia”, agregó Correa.

El gobernante, por ello, invitó a su colega a trabajar con su Gobierno, junto al ecuatoriano, para “seguir construyendo la verdadera paz entre Perú y Ecuador, seguir buscando el buen vivir y construir la Patria Grande”.

El presidente Humala expresó también su compromiso con esa idea de paz y señaló que hay que dotarla de “realidades, ponerle esfuerzo” porque “la paz se construye día a día, con voluntad constante de trabajar en el hermanamiento”.

“Al final somos iguales, venimos de un mismo origen histórico, tenemos las mismas necesidades”, indicó Humala al destacar la importancia de fomentar el comercio bilateral, que consideró “fundamental” para el desarrollo de ambos países.

“Es obligación nuestra seguir trabajando en este camino de desarrollo, de hermanamiento”, señaló el gobernante peruano y destacó los positivos resultados de la fórmula de trabajo de los gabinetes binacionales como el que tiene lugar hoy en Arenillas.

Es un “modelo a imitar por la comunidad internacional” para abordar temas de desarrollo industrial, infraestructura, electrificación y otras áreas, “temas que realmente le interesan a nuestros pueblos”, dijo Humala.

En materia de seguridad se revisará la situación de la lucha contra la trata de personas, el contrabando y el tráfico de drogas, así como las actividades conjuntas de desminado humanitario, que permitieron la eliminación de 4.000 minas de la guerra de 1995 durante el último año en una superficie de 8.000 metros cuadrados.

Las infraestructuras viales, la puesta en marcha de centros de atención en frontera, la descontaminación y desarrollo del Canal de Zarumilla, además de proyectos productivos, industriales, empresariales y de desarrollo agrícola completan la agenda.

En materia de medio ambiente, energía y minas, se contempla la lucha contra la minería ilegal, la descontaminación del río Tumbes y la interconexión eléctrica en poblaciones fronterizas.

El anterior gabinete binacional tuvo lugar en noviembre del año pasado en la localidad peruana de Piura cuando se celebraba el 15 aniversario del Acuerdo de Paz que puso fin a las diferencias por límites que llevaron a la guerra de 1995. (Efe/La Nación)