Economía

Correa presenta nueva tabla de cálculo para impuesto a las herencias

Explicó que entre los objetivos del nuevo impuesto para herencias, legados y donaciones están la redistribución de la riqueza y la justicia y equidad social.

QUITO. La propuesta de un nuevo impuesto a las herencias que impulsa el Ejecutivo y que será enviada al Legislativo busca “redistribuir la riqueza” y no afectará a la clase media ni pobre sino “a las más ricos”, aseguró este sábado el presidente Rafael Correa, que presentó la tabla de cálculo de la tasa que inicia con un impuesto 2,5% a herencias superiores a 35.400 dólares y que aumenta progresivamente hasta 77,5%.

“Esto es para los más ricos, no para la clase media ni para los más pobres y (es) para evitar que por medio de esa transmisión intergeneracional de riqueza se mantengan las mismas familias en el poder”, afirmó Correa durante su informe semanal de labores, el Enlace Ciudadano 426, desde Girón, población de la provincia de Azuay, al sur del país.

Explicó que entre los objetivos del nuevo impuesto para herencias, legados y donaciones están la redistribución de la riqueza y la justicia y equidad social.
“Uno de los objetivos de esto es que si se tiene 200 millones de dólares (…) en vez de dejarle a una persona -que ahí sí tendrá que pagar bastante impuesto- le dejen a 200 personas y se distribuya la riqueza”, señaló.

El presidente presentó a la ciudadanía la propuesta de tabla de cálculo para el nuevo impuesto a las herencias que formará parte de un proyecto de ley que será entregado al Legislativo en una fecha aún no confirmada y reiteró que tomando en cuenta el valor base establecido (35.400) solo “una de cada 3.000 personas por año recibe una herencia mayor a 35.400” dólares.

Según la tabla progresiva, que incluye una “fracción básica” definida por el gobierno y que varía de acuerdo al monto, el segmento inicial al que se gravará impuestos será a herencias superiores a 100 salarios básicos. Tomando en cuenta que ese salario es actualmente de 354 dólares, será entre 35.400 y 70.800, que pagarán 2,5% sobre el valor “excedente” de 35.400 dólares. Es decir, por ejemplo, para una herencia de 70.000 dólares, se restaría la base imponible (35.400) y quedaría un valor de 34.600 dólares sobre el que se aplicaría el impuesto de 2,5% que daría exactamente 825 dólares.

El segundo segmento gravado será el que comprende herencias entre 70.800 y 141.600 con un porcentaje de 7,5% sobre la “fracción excedente” (lo que resulta del valor de la herencia menos el valor inicial del rango respectivo). El siguiente, es entre 141.600 y 283.200 con 17,5%; le sigue, herencias entre 283.200 a 566.400, cuyo impuesto será 32,5%. Después están herencias entre 566.400 y 849.600 dólares con un impuesto de 52,5% y, finalmente, el último segmento es que ubica herencias superiores a 849.600 dólares a las que les corresponde una tasa de 77,5%.

Ejemplo de cálculo
Por ejemplo, en el caso de una herencia de 1’000.000 de dólares, a ese valor se le resta 849.600 (valor mínimo para el rango) y sobre ese excedente se aplica el 77,5% (1’000.000-849.600=116.560). A ese número se suma el valor “impuesto fracción básica” definida por el gobierno en la tabla según cada caso para el rango de herencias “desde 849.600 en adelante” y que es el valor fijo de 271.695 dólares. Entonces, ese valor fijo se suma a lo calculado sobre 77,5%, lo que da el valor a pagar que sería 388.255 (271.695+116.560= 388.255).

“¿Quieren pagar menos impuesto? Bueno, distribuyan entre más gente”, enfatizó Correa, al reiterar que el impuesto se aplica a cada individuo que recibe una herencia y no al valor del bien heredado.

Actualmente existe un impuesto a las herencias hasta de 35%. Actualmente el pago mínimo es de 5% para herencias entre 68.881 y 137.750. El 35% se aplica para herencias superiores a 826.530 dólares.

El mandatario presentó, además, un análisis histórico que muestra la situación en otros países, como Estados Unidos, y que fue tomado del libro ‘El Capital en el Siglo XXI” del economista francés Thomas Piketty. Según la información, “hay una clara relación entre impuesto a la herencia y equidad”, explicó.

“Uno de los mecanismos de acumulación (de la riqueza) es la bendita herencia. Esto nos destroza la democracia, destroza la meritocracia y pasa a ser una aristocracia, y vuelve los problemas sociales: la desigualdad extrema, las tensiones sociales, etc.”, explicó.

Finalmente, el presidente Correa también señaló que tras detectar “trampas” sobre mecanismos de elusión de impuestos en herencias, también decidió que los “fideicomisos en paraísos fiscales y en general en el extranjero también nos pagarán el impuesto a la herencia”. (Andes/La Nación)