Actualidad

Correa postula la reelección indefinida pero ahora dice que no quiere ser candidato

Defendió la reelección indefinida de las autoridades de elección popular, propuesta que es parte del paquete de las enmiendas constitucionales que promueve su movimiento Alianza PAIS.

QUITO. “Lo que menos quiero es ser candidato en el 2017 y, como van las cosas, no tendré que serlo porque como es tan mediocre y dividida la oposición, los volveremos a vencer con otro candidato que no sea Rafael Correa”, disparó el presidente ecuatoriano en una visita a la ciudad de Ibarra.

Sin embargo, volvió a defender la reelección indefinida de las autoridades de elección popular, propuesta que es parte del paquete de las enmiendas constitucionales que promueve su movimiento Alianza PAIS.

Estas enmiendas son rechazadas por diferentes sectores que salieron a las calles a protestar y que exigen el archivo inmediato del proyecto que se discutirá en diciembre en la Asamblea de mayoría oficialista.

“¿Mamita, compa, en qué perjudican al pueblo indígena, afros, pescadores, las enmiendas?”, preguntó Correa, ante un auditorio de miembros del Seguro Social Campesino.

Y luego se respondió: “En nada porque estas enmiendas no se tratan de reclamos ciudadanos, ni de derecho a la resistencia, ni de que el Estado está atentando contra ciertos derechos”.

Rafael Correa aseguró que desde que asumió el poder en 2007 se ha registrado un cambio de las relaciones de poder en favor de las grandes mayorías en su país donde, antes de su Administración, había un “reparto de la Patria cual botín entre piratas”.

En una columna titulada “El poder de veto y el viejo país”, que apareció el viernes en el diario público El Telégrafo, el gobernante señaló que tras más de ocho años de “estabilidad y progreso, especialmente nuestros jóvenes tienden a olvidar lo que era el viejo país”.

Describió a ese “viejo país” como un Ecuador sin proyecto nacional, inmovilizado por los grupos fácticos con poder de veto, desde la supuesta izquierda radical y siempre violenta, hasta la derecha bancaria, pasando por supuestos gremios empresariales”.

Según Correa, “no importaba quién ganara en las elecciones y cuál programa fuese votado en las urnas. Frente al fraccionamiento del poder, ‘ellos’ decidían qué era lo que se podía hacer o no”, añadió. (Infobae/La Nación)