Actualidad

Correa: Nuevo impuesto a la herencia no afectará a clases medias, ni pobres

El primer mandatario, detalló en una nota para la Agencia de Noticias Andes, que el piso del nuevo impuesto empezará en $35.400.

QUITO. El presidente Rafael Correa explicó que el nuevo impuesto a las herencias que se presentará próximamente a la Asamblea Nacional no afectará a las clases medias, ni a los pobres, sino “a los más ricos” y confirmó que la tabla de cálculo completa y progresiva, que establece un porcentaje inicial de 2,5% para herencias desde $35.401 hasta $70.800, será divulgada mañana durante el enlace sabatino.

“Esto va contra los más ricos, es redistributivo, no es para la clase media y los pobres. Que no nos asusten”, afirmó el mandatario ecuatoriano en una entrevista con medios en Girón, provincia andina de Azuay, al sur del país.

Sobre los valores que serán revelados mañana, sábado, Correa indicó que “vamos a hacer una tabla más progresiva para que los más ricos paguen más, no para los más pobres”, señaló el mandatario, al recordar que ya existe un impuesto a las herencias hasta de 35%. Actualmente el pago mínimo es de 5% para herencias entre 68.881 y 137.750. El 35% se aplica para herencias superiores a $826.530.

El primer mandatario, detalló en una nota para la Agencia de Noticias Andes, que el piso del nuevo impuesto empezará en $35.400. “El año pasado solo uno de cada 3.000 ecuatorianos recibió una herencia mayor de $35.000″, reveló.

El presidente mencionó los dos primeros segmentos de la tabla que se presentará el sábado. “El primer segmento: $35.400, no paga nada. El segundo segmento hasta 70.800 paga 2,5%” y así progresivamente.

Puso como ejemplo el de una casa a ser heredada con un valor de 70.000 dólares. Se restaría la base imponible (35.400) y quedaría un valor de 34.600 dólares sobre el que se aplicaría el impuesto de 2,5% que daría exactamente 825 dólares.

Correa también anticipó que parte del proyecto de ley establecerá “una imposición tributaria” a fideicomisos en el extranjero.

Negó tajantemente que el gobierno busque obtener recursos por temas fiscales con el nuevo impuesto como señala la oposición, sino que está pensado para “ser redistributivo” y que genere “cambio de actitudes, que en vez de acumular, redistribuyan en vida y den la mejor herencia a sus hijos que será educación, capacidades, y no sencillamente una riqueza material”.

Sobre otra propuesta que el Ejecutivo enviará a la Asamblea relacionada con un impuesto a la plusvalía, el presidente Correa reveló que se establecerá “una fórmula” para definir “una justa ganancia”, reconocer las inversiones y mejoras realizadas por los propietarios de un bien y evitar la valorización de bienes derivada de inversiones del Estado que inflan los costos de bienes al ser vendidos y constituyen “fuentes ilegítimas de riqueza”.

En ese caso “ese aumento del valor es fruto de recursos sociales, no puede ir a manos privadas, tiene que retornar a la sociedad”, dijo. (Andes/Red. La Nación)