Actualidad

Correa inauguró obras en Galápagos

El nuevo Hospital Provincial Oskar Jandl está ubicado en la avenida Jaime Roldós Aguilera y calle Juan Pablo II, en Puerto Baquerizo Moreno.

GUAYAQUIL. El presidente Rafael Correa cumplió ayer una larga agenda en Galápagos. La jornada incluyó la inauguración de cinco proyectos: el Eólico Baltra, el Fotovoltaico Puerto Ayora, el Sistema de Transmisión Baltra−Santa Cruz, el aeropuerto de San Cristóbal y el Hospital Oskar Jandi.

Esta última obra cuenta con los servicios de consulta externa como: pediatría, neonatología, ginecología, endocrinología, dermatología, psicología, fisiatría, gestión de admisiones, entre otros. Y dispone de 34 camas divididas en  26 para hospitalización, 7 en neonatología y 4 para cuidados intermedios.

Luego fue el turno de la planta fotovoltaica de 1.5 megavatios, que permitirá cubrir un 15 % de la demanda actual de la isla Santa Cruz, en las Galápagos.

Esta planta, que tuvo costo total bordea los $10,6 millones, los cuales son financiados a través de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea-KOICA, el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable y la Empresa Eléctrica Provincial Galápagos, está ubicada en una extensión de 2.9 hectáreas, comprende 6.000 placas fotovoltaicas de 250 watts cada una.

Así, el proyecto fotovoltaico que ahora es realidad tiene como objetivo preservar el ecosistema de Galápagos, pues la utilización de energía termoeléctrica afecta al medioambiente.

El proyecto Eólico de Baltra y el Fotovoltaico de Santa Cruz evidencia el respeto del gobierno al medio ambiente, señaló el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable del Ecuador (MEER),  Esteban Albornoz, quien participó del evento.

Según él, el Parque Eólico Baltra – Santa Cruz, en su primera fase de 2,25 MW aportará con 6,0 GWh/año de energía y reducirá el consumo de diesel en las Islas Santa Cruz y Baltra de al menos 550 000,00 gal/año, que equivalen a la no emisión de 3 600 t CO2/año, por lo que junto al fotovoltaico  dotarán de aproximadamente 8.2GWh de electricidad al cantón Santa Cruz, reducirán el uso de 750.000 galones de diésel en la generación de energía eléctrica y se evitará por consiguiente emitir 5.340 toneladas de CO2 a la atmosfera anualmente.

Estos proyectos ayudan a conservar el Patrimonio Natural de la Humanidad como lo es Galápagos, al contribuir a impedir la degradación del hábitat y el impacto ecológico en el delicado equilibrio de las especies que coexisten en el Parque Nacional y Reserva Marina enmarcados dentro de la política nacional de entregar al país energía eléctrica limpia, eficiente, de bajo costo, que permita el fortalecimiento de las capacidades locales frente a la toma de decisiones para la transformación de la matriz productiva y la mitigación del cambio climático.

“En la Revolución Ciudadana la Revolución Energética es fundamental, por lo que estos proyectos de Energía Limpia son prueba del compromiso del Gobierno Nacional con la conservación en Galápagos”, aseveró Albornoz. (DO/La Nación)