Actualidad

Correa compartió con amas de casa del barrio El Cisne II

Rafael Correa se dio cita el día de ayer en un populoso barrio de Guayaquil donde junto a miles de madres habló de su propuesta de afiliación a las amas de casa.

GUAYAQUIL. Ayer, el Presidente Rafael Correa les explicó a más de 3 mil amas de casas, sobre los beneficios que obtendrán una vez que se apruebe el paquete de reformas labores y la seguridad social, que se encuentran en la Asamblea Nacional.

Esto lo hizo desde el barrio El Cisne II, al suroeste de Guayaquil,  donde explicaba a los presentes sobre los beneficios que ésta reforma les otorgaría como una pensión jubilar para alrededor de 1,5 millones de mujeres, que cuando se jubilen recibirán una pensión de $ 76,5.

La convocatoria la realizaron los ministerios de Inclusión Económica y Social y de Desarrollo Social. Correa dijo que, con el objetivo de reconocer la labor de amas de casa, fomentar la igualdad y justicia, la propuesta de seguridad social para el sector no remunerado del hogar, que aporta cerca del 15% del Producto Interno Bruto (PIB) en el Ecuador, según el Instituto de Estadística y Censos.

De la misma manera manifestó la capacidad de trabajo, decisión e iniciativa que poseen las amas de casa, es por esto que está luchando a favor del reconocimiento económico  al trabajo que realiza el sector de las amas de casa.

“Esto no es demagogia. Nosotros como gobierno reconocemos el trabajo humano sobre el capital y no por coyuntura política como ya está diciendo la oposición y cierta prensa” recalcó.

Según mencionó Correa su propuesta se basa en la Constitución del 2008, la que busca garantizar la universalización de la seguridad social, al mismo tiempo que aseguró que el proyecto de reformas que fue entregado a la Asamblea Nacional el pasado 15 de noviembre, beneficiará a 1.5 millones de amas de casa.

La propuesta gubernamental busca garantizar la jubilación, servicios de salud y otros beneficios de los que goza los trabajadores afiliados.

Para la afiliación del segmento de amas de casa,  el ejecutivo posee una tabla que posee  cuatro categorías seleccionadas de acuerdo a su nivel de ingresos.

Las mujeres que vivan en extrema pobreza aportarán dos dólares mensuales y a su jubilación recibirá una pensión de 76 dólares. “Quizás esas amas del hogar trabajaron hasta tres veces más que su esposo pero como no están al servicio del capital nunca fueron tomadas en cuenta”, expresó Correa.

El proyecto será financiado con las utilidades de las empresas que se exceden en el ejercicio fiscal.

(VBF/La Nación)