Ciencia

Conviértete en el maestro de la imagen

Es momento de explorar el fascinante mundo de la fotografía y el video

GUADALAJARA. Un día te despiertas y lo descubres: Lo tuyo, lo tuyo, es la fotografía o el video. Adiós a la rutina y a seguir caminos ya recorridos. Es momento de reflejar a través de tu mirada todas las maravillas del mundo.

No hay marcha atrás al momento de tomar este camino de vida. Decides que es momento de entregarte al mundo de la imagen, a encumbrar la belleza del momento y seguir los pasos de los grandes maestros del instante congelado en la fotografía o el video. Te das cuenta que cualquiera puede tomar una fotografía en su celular, pero son contados los que pueden hacer arte con una cámara. Y tu quieres ser parte de éste último grupo. El arte es lo tuyo.

Una vez que tomaste la decisión de practicar la fotografía o tomar video, lo primero que debes saber es que el mero entusiasmo es esencial, pero hay otros elementos que intervienen para darle forma, y lo primero que debes pensar es en el equipo que vas a utilizaron.

Captura momentos

Si le preguntas a los fotógrafos te darás cuenta de que hay dos grandes bandos: Los que aman a Canon y los que se sienten fascinados por Nikon. Las dos compañías manufacturan equipo de excelente calidad y cubren de manera satisfactoria los campos de la fotografía profesional y semiprofesional, por lo que dependerá de tu propia sensibilidad elegir con quién te vas.

Si vas comenzando en el campo, lo mejor es adquirir un equipo semiprofesional, que te permita un profundo grado de personalización, pero al mismo tiempo sea altamente intuitivo, especialmente si te vas abriendo brecha en este campo. ¡Ah!, y ten en cuenta algo importante: en cuestión de pesos y billetes debes tener claro que harás inversiones fuertes si lo que quieres es un equipo en buen estado.

Los precios de las cámaras varían de acuerdo a estos dos criterios, aunque en ningún caso (ni de Nikon ni de Canon y tampoco otros fabricantes como Sony) se encuentra por debajo de los $4 mil pesos.

Los objetivos son inversiones aparte. El cuerpo de la cámara que compres por lo regular ya incluye uno básico, pero a partir de aquí ya debes buscar según tus necesidades. Recuerda que no son objetos baratos y debes cuidarlos al máximo, por lo que además de objetivos debes pensar en invertir en un buen estuche. Otros “extras” que no debes pasar por alto es la tarjeta de memoria (no siempre viene incluida) y los filtros, para evitar que el lente se manche con polvo o agua.

Si quieres algo más especializado, puedes adquirir un flash externo, parasol para evitar que al lente le entre polvo, además de un monopié o trípode.

En movimiento

Al igual que en el caso de las cámaras fotográficas, las de video están segmentadas de acuerdo a las necesidades. También aquí hay varias marcas que dominan el mercado (Sony, Panasonic, Canon), por lo que el equipo que adquieras dependerá en gran medida del presupuesto con el que cuentes.

Las mejores cámaras siguen más o menos los principios de la fotografía en cuanto a su utilización, pero conforme te adentres en su mundo te darás cuenta de que es un lenguaje muy diferente. Vale la pena invertir en un buen micrófono y un tripié, con lo que garantices una imagen estable.

Muchas veces al momento de adquirirla la cámara cuenta —o al menos te sugiere— el uso de un software de edición.

De aventura o de oficina

• Si vas a ser fotógrafo o videografo de locación, opta por comprar equipo que sea ligero y fácil de transportar (luces, paneles, un flash adecuado). No escatimes en este tipo de inversiones, pero en cuenta que al traerlas de “aquí para allá” siempre hay un riesgo inherente.

• Si vas a ser fotógrafo de estudio, apuesta por una instalación adecuada. Elige una instalación donde la luz juegue a tu favor (o al menos no te afecte).

En la oficina puedes optar por un equipo más pesado, que no requiera ser desmontado al final de cada sesión. (Internet/La Nación)