Actualidad

Control en parada de buses turba a mayoría de pasajeros

La reubicación que hizo la ATM de líneas con destino a Durán y Aurora, incomoda a la ciudadanía.

GUAYAQUIL. Las líneas de buses intercantonales que llegan de Durán a Guayaquil cambiaron de recorrido por disposición de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), la cual estableció una parada en la avenida Quito y Vicente de Piedrahíta desde el martes de esta semana. La medida ha generado polémica e inconformidad en los usuarios, quienes tendrán paradas obligatorias para abordar y descender de las unidades.

Quienes se trasladan cotidianamente a esos dos puntos lo hacen por lo general por razones laborales. Los carros están desde las 06:00 hasta las 20:30; y en las horas de tránsito lento, de 16:00 a 18:00, las filas se agrupan más con los carros de franja amarilla (Durán) que con los de línea verde (Aurora).

“Yo tengo artrosis en mis piernas; tengo 25 años cogiendo este transporte y es la primera vez que se me hace tan difícil”, manifestó Tanya Velasco, de 52 años, quien es del Suburbio y debe caminar varias cuadras hasta la nueva estación.

Al respecto, Enrique Varas, coordinador de ATM, explicó que el anterior recorrido (José de Antepara, Quisquís, avenida del Ejército, Padre Solano, Lorenzo de Garaycoa y avenida Quito) provocaba congestionamiento vehicular y peatonal.

Sin embargo, este el nuevo paradero es considerado peligroso por algunos usuarios, quienes aseguran que durante la tarde y noche se producen robos y asaltos en la zona. Para ello, hasta el momento, la Policía ha designado siete agentes de la Policía Nacional, quienes empezaron a custodiar la zona desde el miércoles. El personal de seguridad, conocedor del área, indicó que suelen haber avivatos y arranchadores.

“Este cambio no es bueno. Estas calles son peligrosas. Hay mucha delincuencia. Tipo 18:00 esto está bien oscuro, por más que esté la Policía, vienen, arranchan y ¿adónde uno los busca? (delincuentes) (…) Por la mañana es lo mismo, está terrible, hasta miedo da andar por aquí“, indicó Jéssica Calle, de 47 años.

Mientras que Reynaldo Franco, de 53 años considera que “mientras haya resguardo policial no hay ningún problema (…) El cambio, para mí, está bien”.

Por otro lado, Andrés Roche, titular de la ATM informó que aparte de las 3 carpas que hay, se colocarán más, además de barandas de seguridad para las 100 mil personas aproximadamente que recibe la ciudad desde el cantón Durán. (VCV/La Nación)