Opinión

Contrato con Odebrecht: piensa mal y acertarás

En esta sociedad de las sospechas por quítame estas pajas, ¿por qué no suponer que en coordinación con los estelares fiscales Pérez, Vela, el grupo El Comercio, y demás medios oficialistas, el presidente Vizcarra habría puesto en marcha un operativo para consolidar, a como dé lugar, el “convenio” suscrito estos dos fiscales y la constructora brasileña, “acuerdo” que contemplaría una indemnización a todas luces indigna para el Perú y favorabilísima para Odebrecht; y paralelamente endosándole a los opositores del gobierno Kuczynski-Vizcarra toda la culpa del multimillonario latrocinio propiciado por la contratista corrompida? Bajo esta fórmula matarían tres pájaros de un solo tiro.

La gestión PPK-Vizcarra quedaría exenta de toda culpa –por el affaire Lava Jato–; los fiscales fiigurettis se constituirían en próceres de la justicia, asegurándose un puesto en las más altas esferas del Estado; y mientras tanto los opositores –y denunciantes– del gobierno PPK-Vizcarra pasarían el resto de sus días en algún penal.

Piensa mal y acertarás, reza el proverbio. Y, precisamente, es una inevitable sospecha lo que transpira este “convenio” suscrito secretamente entre los fiscales Vela, Pérez y Odebrecht; aunque sí ha trascendido la írrita indemnización que habrían pactado con esta última. Este pacto por cierto ha sido reverberado por El Comercio y otros medios vizcarrinos, y finalmente apoyado de manera sin duda exagerada por el presidente Martín Vizcarra. Inclusive EXPRESO recordó ayer que Salvador Heresi, exministro de Justicia, dijo que dicho sector había calculado la reparación civil de Odebrecht para el Estado en US$ 1,500 millones; sin embargo, sospechosamente el hoy ministro Vicente Zeballos la establece en US$ 1,200 millones.

Ahí nomás Odebrecht ya habría ganado US$ 300 millones. Igualmente EXPRESO informó ayer que el procurador del Ministerio de Justicia Jorge Ramírez sostiene que “los 610 millones de soles firmados (pactados entre Vela, Pérez y Odebrecht) se basan en un informe de la Contraloría”. Informe que, evidentemente, aún desconoce el país. De otro lado ayer El Comercio se rasgaba las vestiduras reclamando en forma airada porque el fiscal de la Nación exige al fiscal Vela que le informe de los cuestionamientos que existen en torno a dicho “convenio”. “Ayer se conoció que, en un gesto incomprensible, (¿?), el secretario del fiscal de la Nación ha enviado un oficio (al fiscal Vela Barba) para pedirle que aclare los ´cuestionamientos´ (sic) que viene recibiendo el acuerdo de colaboración eficaz recientemente celebrado (…)“, editorializaba en forma desesperada El Comercio.

En esta coyuntura, amable lector, ¿acaso no existen suficientes razones para desconfiar seriamente del “convenio” de marras que tanto defienden Vela, Pérez, El Comercio y el presidente Vizcarra? ¿Por qué darles crédito, a sabiendas de que El Comercio, por ejemplo, tiene vinculación directa con una de las consorciadas de Odebrecht? En este orden de ideas, ¿acaso no es válido sospechar tanto del gobernante, como de los fiscales, de El Comercio y demás medios gobiernistas, por su demoledora campaña contra el fiscal de la Nación, imputándole tachas nunca probadas y demandándole su renuncia? ¿Qué hay detrás de todo esto? Es una pregunta válida, por cierto.

Autor: Luis Garcia Miró Elguera