Ciencia

El conteo de esperma en los hombres occidentales se ha reducido a la mitad

En sólo 40 años su concentración cayó un 52%. Investigadores aún no saben a qué se debe este drástico cambio.

EE.UU. Cuando vieron los resultados del estudio los mismos científicos que lo condujeron lo encontraron sorprendente: entre 1973 y el 2011, la concentración de esperma en la eyaculación de los hombres occidentales se ha reducido en un promedio de 1.4% cada año. Es decir, una reducción total de más del 52% en sólo 40 años.

Pero más allá de la cifra, los resultados les preocupan a los investigadores porque podría tratarse, a futuro, de un problema de infertilidad. “Este es un clásico problema que está bajo el radar de la salud pública pero que hemos descuidado”, afirmó Hagai Levine epidemiólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén y autor del estudio, a The Guardian.

Para adelantar la investigación, publicada en la revista Human Reproduction Update, el equipo analizó 185 estudios conducidos entre 1973 y el 2011 que sumaban en total datos de 43.000 hombres. Luego dividieron los datos dependiendo de si se trataba de hombres que habían nacido en países occidentales o no.

Al tener en cuenta datos como la edad y cuánto llevaba cada hombre sin eyacular, los científicos encontraron que la concentración de esperma cayó de 99 millones por mililitro en 1973 a 47.1 millones por mililitro en el 2011 en hombres occidentales. Sin embargo, se dieron cuenta que esta tendencia no era igual para hombres de otros países, aunque el mismo estudio advierte que hay muchas menos investigaciones conducidas en este grupo poblacional.

Los resultados fueron bien recibidos por parte de la comunidad científica, no porque se trate de algo bueno, sino que de tiempo atrás se venía sospechando que el conteo de esperma en hombres estaba bajando. Lo que hicieron los investigadores fue confirmarlo.

Ahora, el problema sigue siendo que nadie entiende muy bien cuál podría ser la razón. Cambios en el peso corporal, falta de actividad física y fumar son algunos de los candidatos. Pero como dijo Richard Sharpe, profesor de la Universidad de Edimburgo y una de las fuentes consultados por The Guardian, que no se entienda muy bien sobre esta problemática tiene que ver con que la reproducción masculina está sub investigada. (Internet/La Nación)