Actualidad

El Consejo de la Magistratura de Perú ve a la justicia ecuatoriana como un modelo a seguir

La comitiva peruana se reunió en Quito con las autoridades del Consejo de la Judicatura (CJ), con quienes dialogaron acerca de las funciones y atribuciones que tiene esta entidad y destacaron el interés que ha generado en la región el proceso de transformación de la justicia ecuatoriana.

Quito (Pichincha).- Representantes del Consejo Nacional de la Magistratura de Perú (CNM) visitaron Ecuador para conocer más detalles sobre el modelo de gestión judicial que se aplica en nuestro territorio.

La comitiva peruana se reunió en Quito con las autoridades del Consejo de la Judicatura (CJ), con quienes dialogaron acerca de las funciones y atribuciones que tiene esta entidad y destacaron el interés que ha generado en la región el proceso de transformación de la justicia ecuatoriana.

El presidente del CJ, Gustavo Jalkh, destacó la voluntad que tiene Ecuador de generar una agenda de trabajo conjunta, no solo en el ámbito bilateral sino también en espacios más amplios, como la Cumbre Judicial Iberoamericana. “Compartimos la visión de ponerle aspectos gerenciales a la gestión judicial (…) Además se debe entender que la justicia es un servicio público, no solo es un poder del Estado, y hace falta fortalecer esa visión”, puntualizó.

Perú busca aplicar un nuevo modelo de gestión en su sistema de justicia y toma como ejemplo al proyecto ecuatoriano. “Estamos convencidos que una de las mejores referencias de cómo debe funcionar un Consejo de la Magistratura y una Judicatura está en Ecuador”, aseguró el presidente del CNM, Guido Aguila.

El funcionario indicó que la experiencia judicial ecuatoriana se debe emular y que es satisfactorio que un país tan cercano demuestre que Latinoamérica puede crear Derecho a partir de su propia realidad. Entre los principales temas que se trataron durante el encuentro estuvieron: el control disciplinario; la justicia indígena; la mediación como ayuda para descongestionar el sistema de justicia no penal; y, la formación y evaluación permanente de jueces. El Ciudadano