Deportes

Conmebol pretende que los violentos en el fútbol “se queden en sus casas”

La Conmebol decidió eliminar a Boca Juniors de la actual Copa Libertadores y clasificar a River Plate a los cuartos de final.

ASUNCIÓN. El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Juan Ángel Napout, pidió hoy sumar esfuerzos para conseguir que “los violentos en el fútbol se queden en sus casas”, tras la agresión con una sustancia irritante a jugadores de River Plate en el encuentro frente a Boca Juniors de la Copa Libertadores el pasado jueves.

El máximo dirigente del fútbol sudamericano realizó estas declaraciones en una rueda de prensa ofrecida hoy en la sede de la Conmebol a raíz del incidente del partido entre Boca y River.

La Conmebol decidió eliminar a Boca Juniors de la actual Copa Libertadores y clasificar a River Plate a los cuartos de final, e impuso una multa al club xeneize de 200.000 dólares y la suspensión de la Bombonera por los próximos cuatro partidos internacionales.

Napout afirmó que la sanción “fue una decisión tomada de manera totalmente independiente” por tres jueces del Tribunal de Disciplina de la Conmebol.

“Como ocurre con los resultados de los partidos de fútbol, ya se sabía que la decisión que adoptaran los jueces de Conmebol no iba a agradar a una de las dos partes, pero fue una decisión independiente”, aseguró Napout.

“Siempre hay un riesgo cuando se juntan en un estadio 40.000 personas”, pero subrayó que “los violentos son una minoría que no pasa del centenar de personas”, agregó el dirigente.

En el partido del pasado jueves, un grupo de jugadores de River fue atacado con un gas tóxico cuando salía al campo para iniciar el segundo tiempo del encuentro que finalmente fue suspendido con el marcador 0-0, después de un 1-0 favorable a los ‘millonarios’ en el Monumental.

Cuatro jugadores de River Plate, Leonardo Ponzio, Leonel Vangioni, Ramiro Funes Mori y Matías Kranevitter, fueron diagnosticados con “queratitis química” por el ataque.

Los incidentes del último Boca-River han vuelto a poner en el ojo del huracán al fútbol argentino a nivel internacional y han reavivado en la opinión pública el debate sobre el problema endémico de la violencia en las canchas. (Efe/La Nación)