Internacional

Congreso apoyado por presidente boliviano depone a Evo Morales como líder del MAS

LA PAZ,  El congreso del partido en el Gobierno Movimiento al Socialismo (MAS) de la facción denominada «arcista«, que respalda el jefe de Estado de Bolivia, Luis Arce, culminó  con la elección de Grover García como nuevo jefe nacional en reemplazo del expresidente Evo Morales (2006-2019).

García, representante de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), asume la conducción del partido oficialista en un momento de profunda división interna, tras la ruptura con el bloque liderado por el expresidente Morales, quien anunció medidas para evitar que se consume su destitución del liderazgo partidario, el más grande de la historia política boliviana.

En su discurso de posesión, García hizo un llamado a la unidad del pueblo boliviano y a la transparencia en la gestión pública.

«Este congreso se ha llevado de forma legal, siempre pensando en la unidad del pueblo y transparentar el país, buscando la dignidad de los bolivianos y de las organizaciones sociales, hoy más que nunca este instrumento se pone al servicio de todos los bolivianos para corregir todas las debilidades. Voy a trabajar con todos a la cabeza de nuestro Pacto de Unidad», dijo García, tras ser posesionado.

Asimismo, anunció la necesidad de reformar el estatuto del MAS para adaptarlo a la nueva realidad del país y de la militancia.

«El estatuto del MAS tiene que corregirse acorde a la realidad del país, acorde a la realidad de su militancia y de las organizaciones matrices», aseveró.

La elección de García y la conformación de la nueva directiva del MAS «arcista» representan un desafío para el bloque denominado «evistas» de Morales, quien horas antes había anunciado movilizaciones y una «batalla jurídica» para defender su liderazgo dentro del partido.

El cónclave tuvo un fuerte resguardo policial, con más de 4.000 efectivos desplegados alrededor del coliseo Héroes de Octubre de la ciudad de El Alto, con más de 6.000 delegados políticos y de organizaciones sociales de los nueve departamentos del país.

Las cinco comisiones que se formaron en el congreso del MAS, que comenzó el viernes con una multitudinaria concentración en la ciudad de El Alto, sugirieron a la nueva directiva «refundar» el partido azul y modificar el estatuto partidario que, argumentaron, favorece a «una sola persona».

Para ese fin, plantearon convocar a un nuevo congreso en 90 días, donde se determinarán los ajustes al documento.

El presidente del Presídium, Julio Berna, explicó que, con la posesión de la nueva directiva, Evo Morales deja de representar al partido en función del Gobierno.

Mientras los «arcistas» celebran la llegada de la nueva dirigencia, en la ciudad de Cochabamba se reúne el Pacto de Unidad «evista» para definir medidas como la declaratoria de emergencia frente al nuevo escenario. Los representantes de este bloque anticiparon que se alistan para bloquear caminos.

Este anuncio generó rechazo en los militantes «arcistas», pero también en el sector privado, que advirtió sobre las graves consecuencias que dejan ese tipo de medidas de presión.

Fuente:  XINHUA