Opinión

Confesiones de Noboa a Anderson

Raúl Hidalgo Zambrano/Guayaquil

 

El presidente Daniel Noboa se ha confesado, no ante un sacerdote, sino ante el periodista y reportero de guerra estadounidense Jon Lee Anderson, del medio de comunicación The New Yorker, sus comentarios caen en la ingenuidad al pensar que no los publicaría y que el reportaje sería sobre todo lo positivo, probablemente explicado, lo que elevaría su imagen internacional. La publicación del extenso artículo está disponible en la página web de la revista ¹, que saldrá a la venta en los siguientes días.

Anderson es un periodista especializado que ha realizado reportajes y escrito libros sobre líderes y temas latinoamericanos. El reportaje describe mucha información negativa sobre lo que piensa, como persona, el presidente Daniel Noboa, lo que está contribuyendo a generar y escalar crisis políticas por la función que desempeña. A continuación, unos pocos párrafos de fuego.

Un párrafo dice: “Nos dimos la mano y le pregunté cómo estaba. “Sobrevivir”, dijo. Una semana antes, explicó, una docena de sicarios habían sido interceptados cruzando la frontera desde Colombia, aparentemente enviados por narcotraficantes para matarlo. Cuatro de los posibles asesinos habían muerto en un tiroteo con las fuerzas de seguridad ecuatorianas. El resto estaba detenido”. ¿Habrá alguna información pública o permanecerá en la reserva más absoluta?

Otro párrafo: “Describió al presidente de Colombia, el exguerrillero marxista Petro, como un “snob izquierdista”. “Es inteligente, pero no logra hacer nada”, dijo Noboa. Milei fue peor, a su juicio. “No sé por qué piensa que es tan genial. No ha logrado nada desde que asumió la presidencia. Parece muy engreído”. Cuando mencioné el nombre de Bukele, arrugó la nariz y dijo: “El tipo es arrogante y solo busca controlar el poder para sí mismo y hacer rica a su familia”. Son juicios de valor personales y peligrosos.

Un párrafo más de los muchos: “Noboa se preguntó si sería posible construir una prisión en un territorio al que Ecuador tiene acceso legal en la Antártida. “Tenemos una porción, así que ¿por qué no?”, dijo, con una sonrisa maliciosa. “Una prisión para solo cien tipos”. Un asistente senior tosió nerviosamente. “Señor. Presidente, no es una mala idea, pero creo que las naciones antárticas están sujetas a un tratado y su presencia allí se limita a la investigación científica y cosas similares”, dijo. “Pero investigaré”. ¿Qué irá a investigar el complaciente asistente?

El reportero, por allí, también dice, que Noboa piensa que él está combatiendo solo en la guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico. Además, hace algunas reflexiones con base en las revelaciones recitadas por Noboa off de record, según creía. Lo cierto es que, este material ha contribuido para que sus enemigos, opositores políticos o grupos de presión hayan saltado sobre el presidente como depredadores. Sus asesores de comunicación e imagen están desplegados manifestando que han sacado del contexto personal y trasladando al público político, es más, en las redes sociales tratan de posicionar la idea que es desinformación.

¡Estás confesiones las han tomado ciertos asambleítas, para tratar de generar una crisis en la conducción política de la nación!

(1) https://www.newyorker.com/magazine/2024/06/24/ecuadors-risky-war-on-narcos