Economía

Concesión de activos de CNT en la Proforma presupuestaria 2021

El Gobierno hará un esfuerzo adicional este 2021 para bajar el gasto en salarios frente a lo que ejecutó en el 2020. Además, prevé subir el monto que destinará a bonos de ayuda ­social, inversión pública y gastos en salud.

Esos son los principales cambios que se desprenden de la Proforma enviada el domingo por el Ministerio de Finanzas a la Asamblea.

Con todos esos ajustes, el presupuesto se estableció en USD 32 948 millones, un 10% más que el 2020, pero casi un 6% menor comparado con el presupuesto ejecutado en el 2019, año de la prepandemia.

El 2020 estuvo marcado por la crisis sanitaria, la cual impactó en la caja fiscal, pues generó una caída en el cobro de impuestos y en el precio del crudo. En consecuencia, el Fisco no pudo gastar todo lo que tenía previsto y tuvo que reasignar más valores a salud para atender la crisis sanitaria.

Este año, el Gobierno decidió continuar con el ajuste al pago a la burocracia, que se aplica desde el 2019. El recorte en el 2021 a este rubro será de USD 430 millones frente a lo gastado el año pasado, según se desprende del presupuesto enviado por el presidente Guillermo Lasso.

En cambio, para enfrentar la crisis sanitaria el Gobierno incrementará en USD 623 millones el presupuesto destinado a Salud, respecto de lo que gastó el año pasado. Los recursos se destinarán especialmente a medicinas y vacunas.

El Régimen también aumentará las transferencias para los bonos de desarrollo humano, de protección por la presencia del covid-19, del adulto mayor, entre otras ayudas. El año pasado presupuestó USD 1 123 millones para este objetivo social y este año dará 1 287 millones.

En total, hasta fin de año deberán acceder a estos beneficios 625 600 personas.

Otro rubro que prevé subir es el destinado a inversión de capital y obra pública. Este año busca alcanzar los USD 7 496 millones, un monto considerablemente mayor al que se ejecutó en el 2020.

Para cubrir estos gastos, el Fisco prevé un modesto aumento en la recaudación de impuestos respecto de la del año pasado. Esos valores no incluyen el valor que genere la nueva reforma tributaria, que trabaja el Ejecutivo.

En una entrevista con el medio digital Primera Plana, el ministro de Finanzas, Simón Cueva, dijo que el documento se enviará en septiembre próximo, aunque no adelantó detalles al señalar que “todo está en análisis”.

Cueva dijo que se prevé cumplir la meta de recaudación prevista en la Proforma gracias a la recuperación de los indicadores económicos. El Banco Central aumentó la previsión de crecimiento del 2,8% al 3% para este año. El ministro de la Producción, Julio José Prado, consideró que “lo peor (de la crisis) ya pasó”, al señalar que los datos como ventas de las empresas mejoraron en casi todos los sectores, especialmente los dos últimos meses.

Se debe considerar, además, que desde agosto pasado el Fisco transfiere directamente el monto de impuesto al valor agregado (IVA) a los gobiernos seccionales, lo cual impacta en la liquidez de la caja fiscal. Cueva dijo que cumplirá y respetará esa disposición legal.

En cuanto a ingresos petroleros, el Fisco proyecta recibir un monto cuatro veces mayor a lo percibido el año pasado.

Pero para analistas, la meta está sobreestimada. “Hasta julio 2021, los ingresos por crudo van en USD 600 millones en la ejecución presupuestaria y en Proforma se los estima en 1 800 millones hasta fin de año. Parece muy optimista lograr 1 200 millones en los cinco meses que le quedan a este año”, indicó Fausto Ortiz, exministro de Finanzas.

En eso coincide Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal.

Además, según Carrera, tampoco está claro de dónde provendrán unos USD 700 millones que prevé recaudar el Fisco por tasas y contribuciones. Por eso, él prevé que el déficit o hueco fiscal en realidad alcanzará este año los USD 6 000 millones y no los 4 812 millones que estima el Ministerio de Finanzas.

Un valor que sinceró Finanzas fue el esperado por concesión de bienes estatales, una vieja aspiración del Estado. El Gobierno anterior presupuestó USD 2 000 millones el 2020. Buscaba concesionar a privados desde campos petroleros hasta CNT y Banco del Pacífico. Para este año, el Fisco prevé USD 252 millones en concesiones telefónicas, que incluye las antenas de la firma pública. Aunque más modesta la meta, según Carrera, tampoco parece poco realista considerando que restan apenas cinco meses para finalizar el año.

La reducción del subsidio a los derivados, gracias al ajuste mensual del precio del diésel y las gasolinas extra y ecopaís, también ha liberado ingresos del Fisco para destinarlos, por ejemplo, a bonos de ayuda social. Un subsidio que era ine­ficiente bajó y ahora eso permite destinar para quien realmente lo necesita, dijo Ortiz.

Otra fuente importante de ingresos son el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros multilaterales.

En la Proforma se incluyeron USD 950 millones en derechos especiales de giro gratuitos que el FMI dio ayer a todos sus miembros y que se harán efectivos en cinco a 10 días. Y, espera otros 1 500 millones en créditos. “Es interesante ver que el Gobierno estima que va a cumplir con el programa con FMI y que va a lograr todos los recursos este año”, dijo Ortiz.

 

EL COMERCIO

Concesión de activos de CNT en la Proforma presupuestaria 2021 – El Comercio