Opinión

CON VASELINA

Crnel Ab. Luis Hidalgo V./Guayaquil

 

 

Realmente mucho había durado el teatro montado por los correístas antes de que se les caiga la careta y muestren su verdadera cara. Es que no podían aguantar más su hipocresía y no obedecer las órdenes del pastor que guía el rebaño desde Bélgica.

Lograron engatusar y le aplicaron el “pendejómetro”, prácticamente a todos los integrantes de la Comisión de Justicia de la Asamblea y llevaron el informe del proyecto reformatorio al Código Orgánico Integral Penal (COIP), a segundo debate al Pleno. El documento de 86 artículos es una mistura, que modifica desde delitos penales, hasta la propagación de enfermedades contagiosas.

El propósito de los correístas en un principio apoyados por sus socios los PSC, los que posteriormente se les retiraron una vez que se dieran cuenta que el globo de ensayo contenía en su interior gas inflamable, no logró conseguir los votos en el Pleno, saltando lo que se había introducido con vaselina, artículos que tenían claras intenciones de beneficiar con impunidad a sentenciados por corrupción o en vías de fallos condenatorios.

Se trató de introducir en el Recurso de Revisión, una nueva causal, totalmente ilegal y no contemplada en dicho Recurso, como sería que la sentencia condenatoria ejecutoriada, pueda ser revisada por un organismo internacional de derechos humanos, que con un informe obligaría a que la Corte Nacional de Justicia revise la sentencia. Además, pone un plazo perentorio para dicha revisión. Soberana sapada. Un “dedómetro” con vaselina.

Difícil analizar todo el mamotreto preparado por el correismo, ya que tiene muchas disposiciones, una que otras rescatables, claro eran como lo dijo uno de los asambleístas:” Un caramelo dulce por afuera y con cianuro por dentro”. Pese a ello, no se puede dejar de comentar otra de las disposiciones.

Se pretendía excluir de la reserva las investigaciones que hace la Fiscalía o los fiscales que tienen el manejo de expedientes antes de que se inicie un proceso penal. La reserva terminaría si algún organismo de control político, jurídico o administrativo, que pudiendo ser el Consejo de la Judicatura, Contraloría, Asamblea etc.,

Lo más grave sería que la Asamblea Nacional solicite información, no pudiendo haber excusa de proporcionársela. Una barbaridad que tiene el clarísimo propósito de alertar al investigado para que tome los recaudos respectivos. Ya tuvimos el ejemplo del soplo que se dio desde Bélgica en un sonado caso.

Como se suspendió la sesión el jueves al no alcanzar la votación. Se tratará de buscar si es posible dorar la píldora de otra forma; Se supone para rescatar lo mejorcito; dudo que se lo logre, pero todo es posible.