Opinión

CON SABOR A MORALEJA: ENTRE PLUMAS Y AYAHUASCA   II

Bridget Gibbs

adonairey@hotmail.com

 

 

 

 

 

La CONAIE se fundó en 1986, extendiendo su lucha hacia las reivindicaciones sociales, civiles y políticas de sus pueblos. ¿En qué momento de la historia democrática del país cambiaron su norte y, muy contrario a sus ideales, fomentaron divisiones clasistas y resentimientos sociales? ¿Influyó en los líderes la reunión que tuvieron con Raúl Reyes, principal terrorista de las FARC, en noviembre de 2004, cuya visita quedó registrada en el computador del guerrillero abatido, como reveló el reportaje de la periodista Patricia Poleo? Su proceder y discurso en los sensibles días del paro sugieren que así fue. Los bolivianos lograron que renuncie un dictador sin cometer actos vandálicos, sin cortar el servicio de agua potable, sin cerrar pozos petroleros, sin incendiar la Contraloría y sin prestarse a colaborar en un intento de golpe de Estado. ¿Durante cuántos años han dicho representar a sus pueblos y qué han hecho para mejorar su calidad de vida?

Un hijo de uno de los líderes indígenas estudia en una de las universidades más caras del país. Sí, el mismo que dijo en una entrevista televisiva “… los más pobres, necesitamos el subsidio”… ¡Cuánta doble moral! diría el habitante del ático. Es incuestionable el problema de identidad del que adolecen los indígenas. Cuando es provechoso para sus intereses cambian sus ponchos, sombreros y alpargatas por gorras con viseras, jeans y zapatos deportivos de marca.

Si alguna vez la CONAIE como organización pacífica y luchadora se ganó el respeto de la sociedad ecuatoriana, el pasado mes de octubre lo perdió. Sus integrantes se mostraron como peligrosos delincuentes pidiendo el derrocamiento del Presidente, secuestrando a policías, militares y periodistas, actuando en contubernio con los terroristas obsecuentes a Correa. Aquí les va una analogía simple: Cartel de Sinaloa, crimen organizado; la CONAIE, ignorancia organizada. ¿Se prestaron para el debut de la mafia del narcotráfico o se dejaron cándidamente utilizar?

La derecha nunca promueve paros, ni marchas, ni destruye los bienes públicos porque es el aparato productivo del país. En cambio, los zánganos de izquierda no tienen sentido de pertenencia porque nunca han creado una empresa, todo lo quieren regalado. No solo se vive de plumas y ayahuasca, señores…