Opinión

CON SABOR A MORALEJA

Bridget Gibbs Andrade

Cuenca – Ecuador

adonairey@hotmail.com

 DEDOS

¿Los que disfrutaron de su niñez en los años setenta, recuerdan la serie de televisión “Los Locos Adams”? Entre los curiosos personajes se encontraba “Dedos” que, literalmente, era una mano humana con vida propia que caminaba por la mansión Adams. Cuando le hacían preguntas, se comunicaba por medio del lenguaje de señas; cuando era necesario, señalaba cosas o personas. En los últimos días se ha mencionado a un dedo -todavía no sabemos cuál es-  inculpando a cierto personaje… no lo dice la gente, lo dijo el mismo Presidente.

Los dedos como prolongaciones de nuestras manos, nos ayudan a manifestar varias acciones en nuestra vida cotidiana. Construimos, acariciamos, escribimos, pasamos la página de un libro, nos ejercitamos, todo lo hacemos en compañía de nuestros dedos. Con ellos expresamos nuestros pensamientos y sentimientos.

El dedo más poderoso es el pulgar, simboliza la fuerza. Sirve para empujar, así como aprobar o rechazar las acciones de la gente (pulgar hacia arriba o hacia abajo). Por ejemplo, la mayoría de pulgares ecuatorianos se encuentran mirando hacia abajo por la gestión tibia del actual gobierno. En algunos casos representa inseguridad, cuando niños o asambleístas nerviosos se chupan el pulgar, sin poder avizorar que les va a pasar…

El índice representa el ego. Cuando alguien lo utiliza mucho, demuestra rechazo hacia la autoridad, tratando de afirmar su poder personal, haciendo valer su criterio a toda costa. Es el dedo del liderazgo, el que más gusta a los caudillos… incluso a los venidos a menos, como el que tuvimos…

El medio, llamado también cordial, es el más largo de la mano. De cordial no tiene nada, sobre todo en horas pico, cuando alguien se encuentra atascado en el tráfico o es rebasado mientras conduce. En algunas ocasiones representa la ira, como en las marchas de la oposición, en donde cada quien demuestra su indignación…

El anular, símbolo de la unión, representa compromisos, cambios, cierre de contratos. Hablando de contratos podemos imaginarnos el dedo que estuvo más activo durante la firma de pactos millonarios en los sectores estratégicos.

El quinto y último dedo, el meñique, está relacionado con secretos. Todos esos sucesos que se ocultan por el qué dirán. Representa el lado hipócrita y oscuro de personas y situaciones.

Moreno justificó la semana anterior el retiro de funciones al vicepresidente por la carta pública que compartió en la que criticaba algunas decisiones de su gobierno. Y añadió: “Lastimosamente ingeniero Jorge Glas, el dedo apunta cada vez más hacia usted”…

De acuerdo al tema en cuestión, y en el siguiente orden, no creo que sea un dedo sino tres los  acusadores: el anular, luego el meñique y para rematar, el cordial.

Ustedes dirán…

Las opiniones vertidas en el medio son responsabilidad del autor.