Opinión

CON SABOR A MORALEJA

Bridget Gibbs Andrade

Cuenca – Ecuador

adonairey@hotmail.com

CORRESPONSABLES

El 28 de julio el Presidente de la República presentó su valoración sobre la actual situación económica. Recalcó que las decisiones tomadas por su mentor no fueron las acertadas, colocando al límite la sostenibilidad de las finanzas nacionales dejando un Estado espeluznantemente endeudado con empresas petroleras, gobiernos locales, jubilados, y la lista sigue… Confesó que la deuda total suma USD 57.788 millones y no los USD 26.896 millones, como sostenía el economista más versado del mundo… una mashimentira más.

Dispuso cinco acciones inmediatas: dinamizar la construcción, revisar la Ley de Plusvalía, incentivar la inversión para repatriar capitales, impulsar el uso del dinero electrónico en coordinación con la banca y practicar austeridad en la contratación de personal. Añadió: “Lo que queda ahora es mirar hacia adelante para superar la crisis económica y asumir responsabilidades”. Que quede claro quiénes deben asumir éstas responsabilidades… los que irresponsablemente administraron nuestro dinero.

Flotan varias dudas… ¿Cómo es que Moreno recién se entera de la realidad económica del país, cuando hace algunos años todos estábamos al tanto del despilfarro de los recursos del Estado? ¿Porqué nos pide que seamos corresponsables de lo fumado, farreado, bebido y bailado en el régimen anterior, asumiendo deudas que nosotros no adquirimos? ¿No le parecería atinado denunciar a los responsables y más buscados, obligándoles con  justicia en mano que devuelvan todo lo robado? ¿Acaso estuvimos invitados a las juergas en Carondelet y a los repartos de Oderbrecht; fuimos parte de las extensas comitivas de viajes al exterior; vivimos en el extranjero bebiendo Ginebra y saboreando los mejores quesos suizos; dictamos charlas motivacionales en distintas empresas cobrando USD 10.000 por cada una de ellas sin pagar impuestos? La respuesta es un no rotundo. No tenemos porqué ser corresponsables de errores ajenos. El mayor responsable del descalabro económico sigue ladrando desde el Viejo Continente, y sus fieles discípulos hacen lo mismo por acá.

Señor Presidente, si quiere que nos animemos y arrimemos nuestro hombro al suyo para  sacar adelante al país, antes de nada, debería fumigar y erradicar la mala hierba que está a su alrededor.

En septiembre, antes de que anuncie el plan económico (paquetazo) para los próximos cuatro años, reconsidere lo que dijo JG el 29 de julio: “Si hay que subir impuestos serían impuestos para ricos”. ¡Idea genial! Invítele a que tome la iniciativa y elabore una nómina con las iniciales de los más ricos del país. No me sorprendería que la lista vaya aumentando con gran rapidez. De seguro se asombra al leer las de varios conocidos, y las de él también…

Las opiniones vertidas en el medio son responsabilidad del autor.